Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lisboa y Caracas certifican su alianza política y comercial

Maduro estrecha las relaciones con el país europeo, un sueño que según él tenía el fallecido Chávez

Nicolás Maduro y Pedro Passos Coelho
Nicolás Maduro y Pedro Passos Coelho EFE

Procedente de Roma, en su primer viaje a Europa desde que es jefe de Estado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, desembarcó hoy en Lisboa al frente de una nutrida delegación de políticos y empresarios venezolanos. El objetivo: mantener la óptima relación bilateral que una Lisboa con Caracas desde hace algunos años. El fallecido presidente Hugo Chávez y el antiguo presidente socialista portugués José Sócrates se confesaban amigos. Ahora, el conservador Pedro Passos Coelho, en aras de una alianza comercial que beneficia a una Portugal sacudida por la crisis y que depende como nunca de las exportaciones, se ha esforzado en mantener esa proximidad a la que Maduro corresponde. “Las relaciones entre Portugal y Venezuela son las mejores que han existido jamás. El comandante Chávez soñó con una relación estrecha con Portugal y yo agradezco al primer ministro Passos Coelho que la mantenga”, dijo Maduro.

El jefe de Estado venezolano se entrevistó con el presidente de la República portuguesa, Aníbal Cavaco Silva y con el primer ministro Passos Coelho. Después, asistió, junto a este último, a la firma de una decena larga de acuerdos económicos y culturales. Passos Coelho destacó que Venezuela constituye “el principal destino latinoamericano de las exportaciones portuguesas”. Más allá de la economía, el primer ministro portugués recordó la numerosa colonia portuguesa y descendiente de portugueses que habita Venezuela, consecuencia de la fuerte inmigración hacia ese país en los años cincuenta y sesenta.

Ambos dirigentes, que no admitieron preguntas, resaltaron la importancia de los acuerdos económicos. Van desde la industria agroalimentaria, a la construcción civil pasando por la minería o el tratamiento de basuras. Maduro detalló que la empresa portuguesa Texeira-Duarte (“empresa portuguesa pero casi ya venezolana, a la que conocemos bien”) se encargará de construir la nueva autopista Caracas-La Guardia. “Es una obra ingente que estará terminada en 2017. Es un ejemplo de los trabajos que acomete un país con un crecimiento económico presente y futuro”, añadió el presidente Maduro.

El dirigente venezolano, que mañana estará en París, terminó en Lisboa citando al inevitable Pessoa: “Él, poeta de todos, dijo que todo vale la pena si no se hace con el alma pequeña. De nosotros depende que esta relación se haga siempre con el alma grande”.