Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México busca dar un golpe de timón a las relaciones con China

El Gobierno de Peña Nieto pretende aprovechar la visita del presidente Xi Jinping para corregir el déficit comercial y atraer inversiones del gigante asiático

Xi Jinping en gira por Latinoamérica
Xi Jinping en gira por Latinoamérica AFP

La visita de Estado del presidente chino, Xi Jinping, a México el martes es vista por el Gobierno de Enrique Peña Nieto como una ocasión para dar un golpe de timón a unas relaciones estancadas en los últimos años y comenzar a desarrollar su potencial económico. Entre las prioridades figura corregir la brutal asimetría comercial que existe entre los dos países así como atraer inversiones directas del gigante asiático en la segunda economía más grande de América Latina, actualmente en un nivel mínimo.

Los dos líderes volverán a verse tras el encuentro mantenido en abril en el Foro Boao para Asia, conocido como el Davos chino. La reunión sirvió para relajar la tensión entre ambos países heredada del presidente Felipe Calderón y para que México expusiera a sus interlocutores la necesidad de reequilibrar la relación comercial.

“La actitud china fue muy positiva y quedó patente su compromiso para facilitar las exportaciones mexicanas. Se creó un grupo de empresarios de alto nivel y se identificaron áreas de oportunidad en el sector agropecuario y en el textil”, afirma Francisco de Rosenzweig, subsecretario de Comercio Exterior.

El déficit comercial de México con China superó en 2012 los 50.000 millones de dólares –por cada 10 unidades que importa, exporta una- y no para de crecer: en el primer trimestre de este año, según el Banco de México, alcanzó casi los 13.00 millones, un crecimiento del 73%, el más alto en un periodo similar en el último lustro. Pero como subraya Enrique Dussel Peters, profesor de Economía de la UNAM, además de esas cifras, que se refieren solo al comercio legal, es importante destacar la composición del intercambio: “Menos del 5% de lo que exporta América Latina, México incluido, a China tiene nivel tecnológico medio o alto, mientras que al revés supera el 60%”.

A diferencia de otros países latinoamericanos, México no se ha beneficiado de la auténtica bacanal que ha supuesto la demanda de materias primas por parte de Pekín y además las dos naciones son rivales por el acceso al mercado de Estados Unidos. “El obstáculo principal es que compiten fuertemente por los productos que exportan y ambos son importantes socios comerciales de Washington”, opina Michael McDonough, economista de la agencia Bloomberg basado en Hong Kong. En esa competencia, la geografía juega a favor de México: exportar un producto a EE UU desde el Estado de Sonora tarda tres días y desde China 20.

Luis Miguel González, director del diario El Economista, añade: “China no ha pisado con fuerza México hasta ahora, en buena medida por la intensidad de nuestra relación con el vecino del norte, que acapara casi el 80% de nuestro comercio exterior y más de la mitad de las inversiones que llegan a nuestro país”. Dussel Peters rebaja esa concentración al 62% “por la creciente presencia de los países de Asia en los últimos años” y relaciona la falta de inversiones chinas con la tensión generada por las críticas de Calderón a la política de derechos humanos de Pekín: “El 87% de las exportaciones chinas son de propiedad estatal y el sector público de ese país decidió no invertir aquí”.

Las inversiones chinas en México no llegan ni a 300 millones de dólares

Las inversiones chinas en México no llegan ni a 300 millones de dólares, según la Cámara de Comercio y Tecnología México-China, muy por detrás de otros países asiáticos como Japón, Singapur, Corea del Sur o Taiwán. En el periodo 1999-2011, China ocupa el puesto número 12 en inversiones directas en México con un raquítico 0,05% del total, a años luz de EE UU (50,6%) o España (14,7%), que copan los primeros lugares, tal como recogen los investigadores François Duhamel y Diana Bank en el volumen colectivo Características de la inversión extranjera directa china en América Latina, publicado por la UNAM. Por el contrario los capitales chinos no dejaron de fluir a Suramérica durante esos años.

Sin embargo, esta tendencia podría comenzar a cambiar. Amapola Grijalva, vicepresidenta de la Cámara de Comercio y Tecnología México-China, anunció la semana pasada que China proyecta invertir en este país 81.000 millones de dólares de aquí a 2018 en infraestructuras, sector petrolero y telecomunicaciones. Y días atrás el embajador de Pekín anticipó que su país estaría dispuesto a financiar el tren rápido México-Toluca, un proyecto anunciado por Peña Nieto en su toma de posesión el pasado 1 de diciembre, a cambio de contrapartidas, que, según algunos expertos, podrían ser diplomáticas como que México ejerciera su influencia para aislar a Taiwán en la región. La isla es reconocida por todos los países de Centroamérica, salvo Costa Rica.

El experto de Bloomberg afirma que China está interesada en el petróleo –“a comienzos de este año Pemex firmó un acuerdo tecnológico con la china Sinopec”-, el acero y los minerales. Hacia futuro, apunta que “a medida que los chinos continúen incrementando su nivel de ingresos, habrá una creciente demanda de calorías, y América Latina se encuentra en una excelente posición para ofrecerlas a través de exportaciones agrícolas”.

Dos proyectos de inversión en el sector del automóvil en Michoacán y Guanajuato fracasaron y un centro de negocios en Cancún está parado

Aunque se espera un importante anuncio económico durante la visita del presidente Xi, es muy prematuro echar las campanas al vuelo. El hecho de que la mayoría de las inversiones chinas sean estatales motiva recelos y conflictos. Dos proyectos de inversión en el sector del automóvil en Michoacán y Guanajuato fracasaron en 2009 y está frenada por el momento la construcción del centro de negocios Dragon Mart Cancún. Además, México ha denunciado a China ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por prácticas desleales en el sector textil.

La visita tiene también una dimensión geopolítica. México quiere acercarse a Asia como prueba la formación de la Alianza del Pacífico junto con Colombia, Perú y Chile, y para ello debe redefinir su relación con China, un país que, como dice Dussel, “juega a su conveniencia unas veces como emergente dentro de los BRICS y otras como gran potencia en un G2 de facto”.

De Rosenzweig destaca que “que China ha pedido mantener un diálogo de alto nivel para conocer desde dentro cómo avanza la Alianza”. En el horizonte está también el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), que impulsa EE UU como contrapeso a Pekín. En este contexto, el subsecretario de Comercio Exterior mexicano cree que su país puede jugar un papel de “puente “entre los dos gigantes.

El presidente Xi Jinping llega acompañado por su esposa, la soprano Peng Liyuan, y una amplia delegación de funcionarios y empresarios. Además de entrevistarse con Peña Nieto tiene previsto un acto en el Congreso y una reunión con hombres de negocios. La pregunta que se hacen los expertos es cuán agresivo será México en sus demandas de reciprocidad comercial. Dussel opina que la cita llega sin demasiada preparación y que generará frustración en el sector privado mexicano. “No estamos preparados institucionalmente para tratar con Asia y China”, afirma.

Más información