El régimen sirio intensifica su ofensiva por el control de Qusair

Tras una semana de cerco, Damasco dice controlar la mayoría de la localidad El líder de Hezbolá aparece en público para proclamar su compromiso con "la victoria" en Siria

Edificios derrumbados en Qusair tras la ofensiva del régimen sirio.
Edificios derrumbados en Qusair tras la ofensiva del régimen sirio.- (AFP)

El régimen de Bachar El Asad intensificó este sábado sus ataques contra las posiciones rebeldes en Qusair, cerca de la frontera de Siria con Líbano, según diversos grupos opositores. Damasco envió a las tropas que asedian esa localidad en la provincia de Homs refuerzos de artillería y tanques, con la intención de expulsar de ella de forma definitiva a los milicianos que resisten una ofensiva que dura ya una semana. Junto a los soldados del Gobierno sirio luchan milicianos del grupo islamista libanés Hezbolá, que han cruzado la frontera para apoyar a El Asad.

Los Comités de Coordinación Local, una red de observadores dentro de la oposición, informaron este sábado de un incremento de la actividad de las tropas gubernamentales, que controlan más de la mitad de la localidad. Se registraron ataques contra posiciones rebeldes con cohetes, obuses y proyectiles de mortero. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un grupo que simpatiza con los rebeldes, dijo que al menos 22 personas murieron este sábado en la renovada ofensiva, 18 de ellas afiliadas con los grupos revolucionarios.

El régimen ya ha dado Qusair ya por tomada, aunque, a pesar de sus avances, y del hecho de que sus tropas se hallan en el centro de la ciudad, los rebeldes resisten, fuertes en el oeste, conocedores de la importancia que tiene ese enclave en su guerra. “Las unidades de las fuerzas armadas intensificaron su control en las dos partes de la carretera de Homs a Baalbek, que discurre por el centro de la ciudad de Qusair, y destrozaron refugios de terroristas en los vecindarios del oeste y el suroeste de la ciudad”, dijo la agencia oficial de noticas siria, Sana. El régimen suele referirse a los rebeldes con el término de terroristas.

Esta batalla es crucial para el régimen, porque si llega a tomar definitivamente Qusair, y expulsa a los rebeldes de ella, se aseguraría el control del pasaje de Damasco, la capital, a la provincia costera de Latakia, al norte, donde reside la mayor concentración de alauíes, la minoría religiosa a la que pertenece la familia El Asad. Además, se aseguraría un enclave fronterizo con el norte de Líbano por el que recibir armamento y milicianos de Hezbolá. Además, dividiría a los rebeldes entre sus enclaves del norte, como Homs y Alepo, y los del sur, como la provincia de Damasco y Deraa, donde comenzó el levantamiento en marzo de 2011.

El conflicto ya se ha cobrado 80.000 vidas en más de dos años, según cifras de la Organización de Naciones Unidas. Rusia y Estados Unidos han impulsado una conferencia de paz, que tendrá lugar el mes que viene, en la que esperan abrir vías a una solución negociada al conflicto, dado el enroque en el que se hallan el régimen y la oposición. El viernes, el ministerio de Exteriores ruso dijo que el Gobierno sirio ha accedido a participar en esas conversaciones, a las que acudirán representantes de la oposición.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción