Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama anuncia que la conferencia de paz sobre Siria será en Ginebra

“La historia de Siria se está escribiendo con la sangre de su pueblo ante nuestros propios ojos”, ha dicho el primer ministro británico, David Cameron

David Cameron llegó hoy a entrevistarse con Barack Obama en la Casa Blanca después de que la semana pasada el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, acordase junto a Vladimir Putin que más pronto que tarde debería de haber una conferencia de paz sobre Siria. Durante esa última reunión en el Mar Negro, Putin también se vio con Cameron, quien según relató a los periodistas de su país que viajaron con él hasta Washington quedó muy sorprendido al comprobar que el presidente ruso estaba preparado para adoptar un acercamiento más flexible a la crisis Siria.

Todavía sin fecha pero ya con lugar, esa conferencia de paz sobre Siria impulsada por Washington y Moscú se celebrará en Ginebra en “las próxima semanas”, según ha anunciado esta mañana Barack Obama tras entrevistarse con el primer ministro británico. “Reuniremos a miembros del régimen y la oposición en Ginebra para llegar a un acuerdo sobre un Gobierno transitorio que pueda tomar el poder después de [la partida de Bachar Al] Asad", ha indicado Obama, insistiendo en que para que la estabilidad en Siria sea posible, su presidente debe abandonar el poder al que se aferra y cuya defensa ha costado ya la vida de cerca de 80.000 personas.

Por su parte, Cameron ha proclamado que la comunidad internacional necesita "unirse urgentemente" para poner fin a las matanzas en Siria antes de que “lo peor suceda”. “La historia de Siria se está escribiendo con la sangre de su pueblo ante nuestros propios ojos”, ha dicho el primer ministro británico recordando que no hay “una tarea internacional más urgente" que la que el mundo afronta en Siria.

La rueda de prensa de ambos mandatarios ha comenzado con declaraciones suaves y relajadas sobre el baloncesto que Cameron todavía es incapaz de entender y el criquet que Obama nunca practicará para entrar en asuntos de más envergadura y recorrido de cara a la cumbre del G8 del mes próximo en Enniskillen, Irlanda del Norte, donde el británico pretende iniciar negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y EEUU.

El líder conservador ha sido cuestionado sobre la rebelión europeísta que se vive en las filas de su propio partido, con dos ministros planteando la salida de su país de la UE

Si los asuntos a los que Obama ha tenido que responder ante los periodistas fueron todos de carácter doméstico excepto Siria (el falso debate sobre qué sucedió en Bengasi y el escándalo de que la hacienda norteamericana discriminó a grupos conservadores a la hora de concederle sociedades libres de impuestos), lo mismo ha sucedido en el caso de Cameron. El líder conservador ha sido cuestionado sobre la rebelión europeísta que se vive en las filas de su propio partido -con dos ministros planteando la salida de su país de la UE-, pregunta que ha zanjado con una respuesta que tenía que ver con el bienestar del pueblo británico y una cuestión de plazos. “El referéndum no se va a celebrar mañana”, ha dicho Cameron en referencia a la consulta popular que le gustaría convocar para 2017 si renovase contrato en el 10 de Downing Street en 2015.

Pensando también en los intereses de sus propios ciudadanos, Obama ha dicho a Cameron que el Reino Unido debe de intentar “arreglar” sus relaciones con Europa porque es importante dentro del lugar que ocupa en el ránking mundial. A continuación, el presidente de EEUU ha expresado con sus propias palabras la tesis que defiende el político torie, que siempre ha afirmado que Reino Unido debe de quedarse en una UE reformada. “Como siempre antes de acabar con cualquier relación importante, uno tiene que ver si puede arreglar lo que no funciona”, ha valorado Obama. “Tiene sentido”, ha puntualizado y finalizado el presidente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >