Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Vaticano, contra la Santa Muerte

El cardenal Ravasi viaja a México y tacha de “blasfemia” y “degeneración” un culto con miles de adeptos en los barrios bravos

Rosario de la Santa Muerte, en Tepito, México DF.
Rosario de la Santa Muerte, en Tepito, México DF.

Nada más ser elegido, el papa Francisco dio una orden muy clara a los jerarcas de la Iglesia que tan ricamente viven en Roma o en los palacios arzobispales repartidos por la cristiandad: “Tenemos que salir hacia las periferias. Se nos necesita allí donde hay sufrimiento, sangre derramada, ceguera que desea ver, donde hay cautivos de tantos malos patrones”. A fuerza de insistir, Jorge Mario Bergoglio está consiguiendo que algunos cardenales alcen la vista hacia esas periferias tanto tiempo abandonadas, baldías en algunos casos, ocupadas en otros por nuevos y exóticos pobladores. La condena al culto de la Santa Muerte en México no es nueva por parte del Vaticano, pero sí lo es que un príncipe de la Iglesia como el cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, se faje a fondo, sin medias tintas: “La mafia, el narcotráfico o el crimen organizado no son formas religiosas. Aunque se use a la Santa Muerte de una forma religiosa, no es parte de la religión. Es un elemento blasfemo. No se trata de religión. Es una degeneración”.

La declaración tiene más importancia por cuanto se produjo en México, a donde Ravasi acudió para participar en el llamado “Atrio de los gentiles”, un encuentro entre creyentes y no creyentes que por primera vez se celebra fuera de Europa. El cardenal admitió que la Iglesia tiene cada vez más competencia, incluso en aquellas zonas donde no hace tanto tiempo fue monopolio. Aunque México sigue siendo el país de lengua española con más católicos, apostólicos y romanos, el porcentaje ha caído en los últimos años, sobre todo por la proliferación de iglesias pentecostales. Pero más preocupado se mostró Ravasi con fenómenos como el del culto a la Santa Muerte, representada por un esqueleto ataviado como una santa o una Virgen y que cada vez tiene más adeptos en el entorno del narcotráfico y el crimen organizado. “También en Italia”, explicó el cardenal, “los capos de la Mafia tienen capillas con la Biblia, la Virgen, el padre Pío, pero tampoco eso es religión. Sigue siendo una degeneración. El crimen organizado no es cultura, sino anticultura. Y es importante combatirlo no solo desde el Estado, no solo a nivel policial, sino también a través de la educación, de la formación de un nuevo modelo humano”.

Gianfranco Ravasi admitió que su presencia en México tenía mucho que ver con un dato: “El 42% del catolicismo está en Latinoamérica”. Explicó que el católico latinoamericano es “muy vivaz, muy creativo” en comparación con el europeo, al que definió como “estancado” y “fatigado”. Un estancamiento y un cansancio que parecen estar encontrando alivio tras la irrupción en escena del papa Francisco y su capacidad para conectar con la infantería de la Iglesia. A esos nuevos tiempos se refirió el cardenal Ravasi, quien en su cuenta de Twitter –con más de 50.000 seguidores—no tiene empacho en convocar a la reflexión mediante un pasaje del Evangelio, un poema de Borges o una cita del vizconde de Chateaubriand: “La verdadera felicidad cuesta poco; si es cara, no es de buena calidad”. Ravasi, elegido por Benedicto XVI para que dirigiera sus últimos ejercicios espirituales como Papa, parece haber entroncado bien con el mandamiento del nuevo obispo de Roma. Voltear la mirada hacia las periferias, hacia los barrios bravos, allá donde hay “sangre derramada y cautivos de tantos malos patrones”. Allá donde sicarios y policías le rezan juntos y a veces revueltos a la Santa Muerte.

Más información