Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peña Nieto reactiva su agenda de reformas con incentivos al crecimiento y al empleo

El presidente de México y los partidos políticos acuerdan medidas para incrementar y abaratar los créditos a familias y emprendedores

Los presidentes de los tres principales partidos junto a Peña Nieto.
Los presidentes de los tres principales partidos junto a Peña Nieto. EFE

México volvió el miércoles a la senda de las reformas con el anuncio de una serie de medidas para abaratar los créditos a familias y pequeñas y medianas empresas, actualmente mucho más caros que los de los países de su entorno. El presidente Enrique Peña Nieto y los líderes de las tres principales fuerzas políticas reactivaron el Pacto por México, tras más de tres semanas de impasse, con la presentación de una reforma que introduce más competencia en el sistema financiero, incentiva a los bancos para que presten más y más barato y refuerza las garantías jurídicas de los créditos.

La reforma financiera, que sigue a las ya aprobadas en educación y telecomunicaciones, representa la superación política de la primera crisis del Pacto por México tras el amago el mes pasado del Partido Acción Nacional (PAN, centro derecha) de retirarse del acuerdo por el intento de compra de votos por parte del PRI en el Estado de Veracruz a través de la llamada Cruzada contra el Hambre, que pretende beneficiar en una primera fase a más de siete millones de mexicanos pobres. México celebra elecciones locales en 14 Estados el próximo 7 de julio. El restablecimiento del consenso se logró con un añadido al pacto que prohíbe expresamente el uso de programas sociales con fines electorales.

El secretario de Hacienda y hombre fuerte del Gobierno, Luis Videgaray, abrió su intervención señalando la solidez de la banca mexicana, con una fuerte capitalización y un índice de morosidad en febrero de tan solo el 2,6%, para destacar a renglón seguido que es una banca que “presta poco al sector privado” en comparación con otros países de América Latina: un 26% del PIB cuando la media del continente supera el 50% y en el caso de Chile roza el 100%.

La reforma, que consta de 13 iniciativas que modifica 34 leyes y debe ser enviada al Congreso para su aprobación, tiene dos objetivos, según Videgaray: “Lograr una banca comercial que preste más y más barato, que respete los derechos de los clientes y reduzca el coste de los servicios financieros y fortalecer la banca pública de desarrollo en áreas como las infraestructuras, las pequeñas y medianas empresas, la innovación y la creación de patentes”. El ministro subrayó que la banca de desarrollo, que “se volvió muy conservadora”, adoptará a partir de ahora una perspectiva de género “para fomentar la igualdad entre hombres y mujeres” en el acceso al crédito.

Las nuevas medidas pretenden acabar con los abusos que sufren actualmente los clientes de las instituciones financieras, simplificando las condiciones para el otorgamiento de los créditos, así como fomentar la transparencia y la competencia en el sistema. Videgaray aclaró que no se trata de bajar las tasas de interés por decreto –más altas actualmente que las de países como Brasil o Estados Unidos- sino de una serie de iniciativas para incentivar la concesión de préstamos

El dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda), Jesús Zambrano, celebró la reforma porque como en las anteriores, dijo, “trata de recuperar la rectoría del Estado para impulsar el desarrollo”. “En México no existe una banca nacional como tal. La pública presta en peores condiciones que la comercial y tan solo cinco instituciones financieras controlan el mercado financiero”, afirmó.

Peña Nieto concluyó el acto destacando que la reforma financiera imprime “un nuevo impulso renovador al Pacto por México” porque todas las fuerzas políticas, más allá de sus diferencias, “tienen un interés compartido a favor de una causa común que es México”. El presidente señaló la paradoja de que México “tenga uno de los sistemas financieros más robustos del mundo y al tiempo sea uno de los que menos prestan”. Y puso de ejemplo el hecho de “el 74% de los empleos los generan las pymes y tan solo reciben un 15% de financiación, lo que les lleva a buscar recursos informales”. “Tenemos un oportunidad única para una revisión integral del sistema financiero y convertirlo en motor del desarrollo y de la generación de empleos. Un crédito barato transforma la vida de una familia, el futuro de una empresa y el destino de un país”, afirmó.

La salud del Pacto por México volverá a ser puesta prueba con las reformas energética y fiscal previstas para el otoño, verdaderos ejes de la transformación del país.