Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PS francés pide a Hollande que frene la “intransigencia egoísta” de Merkel

El partido del presidente francés aboga por enfrentarse a la canciller alemana para variar el rumbo político de Bruselas

El presidente francés François Hollande (c), este viernes en Shanghái.
El presidente francés François Hollande (c), este viernes en Shanghái. EFE

A punto de cumplirse un año de la llegada de François Hollande al Elíseo, el Partido Socialista francés (PS) ha presionado este viernes a fondo al presidente de la República al pedirle que se “enfrente democráticamente” a la derecha europea y a la canciller alemana, Angela Merkel, para variar el rumbo de la política en Bruselas. El documento interno de los socialistas, que será debatido el 16 de junio en un congreso sobre Europa de cara a las elecciones del próximo año, fustiga la “intransigencia egoísta” de Merkel y afirma que “el proyecto europeo está herido” por culpa de la alianza forjada entre la canciller y el primer ministro británico, David Cameron.

El documento de los socialistas, de 21 páginas, no es la primera señal de descontento que emite la mayoría parlamentaria hacia la política de austeridad y sus efectos sobre la economía francesa y europea. Pero la carga es, desde luego, la crítica más vigorosa a las recetas neoliberales alemanas elaborada por el Partido Socialista en el primer año de Gobierno de Hollande, que cumplirá 12 meses en el Elíseo el 6 de mayo.

El temor socialista es que la derecha saque ventaja del antieuropeísmo

El argumentario del PS, coordinado por el diputado Jean-Christophe Cambadélis, vicepresidente del Partido Socialista Europeo, afirma: “El proyecto comunitario está hoy herido por la alianza de circunstancias entre las modulaciones thatcheristas del actual premier, David Cameron —que no concibe una Europa sino a la carta y de saldo—, y la intransigencia egoísta de la canciller Merkel, a quien solo le importan el ahorro de los depositantes del otro lado del Rin, la balanza comercial de Berlín y su propio futuro electoral”. Según el PS, el Gobierno francés, el “único sinceramente europeísta entre los grandes países de la UE”, debe “enfrentarse democráticamente a la derecha europea” y “confrontarse políticamente con la derecha alemana”. “La amistad entre Francia y Alemania no es la amistad entre Francia y la política europea de la canciller Merkel”, subraya.

El Elíseo trató de quitar hierro al ataque diciendo que “es el PS el que se expresa, y no las autoridades francesas”, pero lejos de condenarlo, lo aprobó sin ambages. “El PS conoce bien la posición del presidente”, señaló un portavoz. “Y el texto supone un fuerte apoyo a su política. Crecimiento, más Europa, solidaridad, todo eso está en el corazón del texto. Los socialistas rechazamos las políticas de austeridad decididas por los Gobiernos conservadores de Europa. Y la amistad con Alemania nos autoriza a criticar su política. Eso es lo que hay que entender”.

El portavoz recordó además que Hollande ha definido su relación con Merkel como una “tensión amistosa” destinada a “encontrar soluciones para Europa”, mientras la oposición conservadora gala censuraba el documento, y advertía de que la “germanofobia a ultranza es peligrosa para Francia”.

Por su parte, Pierre Moscovici, el ministro de Economía y Finanzas, dejó claro que el viento ha cambiado en París al afirmar en una entrevista a Reuters: “Austeridad es cuando matas al paciente”.

Francia delinea así su posición de cara a las cumbres europeas de mayo y junio, cuando la UE discutirá su nueva política, y se prepara para las elecciones europeas del próximo año. El temor de los socialistas es que la extrema derecha saque ventaja del antieuropeísmo generado por los recortes presupuestarios y el aumento del paro.