Los maestros de Brasil van a la huelga

Reclaman que les sea abonado el mínimo salarial decidido por el Congreso hace cinco años

Cartel en el que se convoca a la huelga.
Cartel en el que se convoca a la huelga.

Los maestros de enseñanza pública de Brasil se han puesto en huelga para exigir que les sea abonado el mínimo salarial decidido por el Congreso hace cinco años y que por lo menos la mitad de los Estados no cumple. “Necesitamos llevar a cabo una gran movilización nacional para que se cumpla ley. Tenemos que luchar, salir a la calle, para exigir lo que hace cinco años fue aprobado por unanimidad en el Congreso”, ha afirmado este martes Roberto Leão, presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Leão, que ha anunciado que en algunos Estados la huelga podrá ser por tiempo indefinida, ha añadido: “Es una vergüenza, es necesario empezar a valorar a los profesiones de la educación”. A la huelga se habían anticipado el viernes pasado los maestros de Sâo Paulo, donde el 30% se puso en huelga por tiempo indefinido.

A pesar de que en Sâo Paulo los maestros ganan 1.803 reales (890 dólares), algo por encima del techo salarial oficial de 1.567 reales, consideran que están aún mal remunerados en relación a otros trabajadores del sector privado. Eso hace, afirma Leão, que los jóvenes brasileños no se sientan estimulados a entrar en el magisterio, ya que la profesión, según él, “está infravalorada”.

Según cálculos oficiales faltan en el país 300.000 docentes en la educación primaria, lo que hace que además de los sueldos bajos, que en algunos Estados no llegan a la mitad del mínimo oficial, las clases cuenten con un número de alumnos mayor de lo que legislado.

Además de exigir que se les abone el sueldo oficial, los maestros van a pedir que se cumpla lo ya aprobado por la presidenta Dilma Rousseff acerca de las compensaciones a los Estados por la extracción del petroleo, que deberán destinarse al 100% a la educación.

Los maestros tienen proyectada para este miércoles una gran manifestación en Brasilia con representantes de todo el país. Sueldos bajos, maestros desmotivados, problemas de violencia en las clases abarrotadas de alumnos, podría ser la causa de que Brasil, sexta potencia económica del mundo, se encuentre aún en los rankings mundiales a la cola de los resultados en educación.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La educación básica, a pesar de que ha habido en ella últimamente mejoras evidentes, sigue siendo la gran cenicienta de la enseñanza pública. Se calcula que un 40% de alumnos sale de ella en condiciones de analfabetismo funcional, sin entender lo que leen y con grandes dificultades de lectura y escritura. Ello hace que el 40% de los que dan el salto a la enseñanza media acaben abandonándola, debido a la falta de preparación básica que arrastran de la primaria.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS