Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de muertos en un terremoto en el suroeste de China

El seísmo, de magnitud 6,6 en la escala de Richter, ha dejado centenares de heridos

Cinco años después del terremoto que sacudió el suroeste de China con un balance de 87.000 muertos y desaparecidos, la tierra ha vuelto a temblar con fuerza en la misma zona. Al menos 102 personas han fallecido y 3.000 han resultado heridas, según la Administración de Terremotos de China, citada por la televisión pública CCTV, a causa del seísmo que ha sufrido esta mañana la provincia de Sichuan. El temblor, de magnitud 7 en la escala Richter según el departamento sismológico chino y 6,6 según el servicio de Evaluación Geológica de Estados Unidos, se ha producido en el condado de Lushan, cerca de la ciudad de Ya’an, a las 8.02 (seis horas menos en la España peninsular). El epicentro se ha situado a una profundidad de 12 kilómetros. Ha habido más de 260 réplicas, una de ellas de magnitud 5,1.

El terremoto se ha sentido con fuerza en la capital provincial, Chengdu, a unos 140 kilómetros, donde mucha gente se ha echado a la calle, todavía con el recuerdo vivo de la tragedia de 2008, e incluso en la megapolis de Chongqing, varios cientos de kilómetros más al este.

Según ha contado un vecino de Chengdu que se encontraba en el piso 13 de un edificio a la agencia oficial Xinhua, la sacudida duró alrededor de 20 segundos y cayeron las tejas de los inmuebles cercanos. “Los miembros de mi familia estaban despiertos, en la cama, cuando comenzó una fuerte sacudida y los armarios se movieron con violencia”, dijo otro de Chongqing, llamado Wang, a la agencia France Presse. “Cogimos la ropa y corrimos fuera”. Usuarios del servicio de mensajes cortos Weibo –similar a Twitter- en diferentes ciudades afirman que sintieron el movimiento.

La mayoría de las muertes han tenido lugar en Lushan, donde se ha cortado el agua y la electricidad. Las fotos en las páginas Internet chinas de noticias muestran edificios derrumbados y gente con vendajes ensangrentados siendo tratada en tiendas fuera del hospital. Los equipos de rescate en Lushan han extraído de los cascotes con vida a 32 personas en las primeras horas transcurridas desde la catástrofe, según Xinhua. En los pueblos más cercanos al epicentro, casi todas las casas bajas y edificios han resultado destruidos, según las imágenes de la televisión.

Alrededor de 6.000 soldados han sido enviados a la zona para participar en las labores de rescate. Algunos tuvieron que salvar carreteras bloqueadas por los desprendimientos, y un vehículo militar en el que iban 17 personas ha caído por un terraplén. Uno de los soldados ha muerto y siete han resultado heridos, según Xinhua. Tres embalses en la región han sufrido grietas, y gente que vive aguas abajo ha sido desplazada.

El primer ministro, Li Keqiang, se ha desplazado a Sichuan para supervisar en helicóptero la zona afectada. “Lo más urgente es aprovechar las primeras 24 horas, es el tiempo de oro para salvar vidas”, ha dicho.

El servicio de Evaluación Geológica de Estados Unidos dijo inicialmente que el terremoto había sido de magnitud 7, pero posteriormente lo redujo a 6,6. La ciudad de Ya’an tiene 1,5 millones de habitantes. Los temblores de tierra son frecuentes en el oeste de China. En abril de 2010, uno de magnitud 6,9 mató a unas 2.700 personas e hirió a 12.000 en la provincia de Qinghai, vecina a Sichuan. En junio pasado, uno de valor 5,5 provocó cuatro víctimas mortales, en la provincia de Yunnan, también vecina a Sichuan.

El 12 de mayo de 2008, China sufrió el peor terremoto en décadas. Tuvo una magnitud de 7,9, y afectó a Sichuan y las provincias vecinas de Shaanxi y Gansu. Generó una ola de apoyo nacional, pero también la ira de la población cuando se descubrió que muchas escuelas se habían derrumbado mientras otros edificios cercanos habían aguantado, lo que despertó sospechas de que había habido amplia corrupción durante su construcción. El seísmo provocó fuertes corrimientos de tierras y arrasó pueblos, muchos de ellos aislados en las montañas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >