Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maestros mexicanos aumentan la presión contra la reforma educativa

Sindicalistas de Guerrero toman cuatro emisoras de radio por el rechazo de una propuesta

En Oaxaca anuncian una marcha hacia la capital de México este jueves

"El Gobierno no va a permitir retrocesos" en la aplicación de la reforma , advierte Peña Nieto

Peña Nieto, este lunes.
Peña Nieto, este lunes. EFE

Una parte de los maestros de México aumenta la presión sobre el gobierno de Enrique Peña Nieto para frenar la reforma educativa que resta poder a los sindicatos. Dos Estados del suroeste del país, Guerrero y Oaxaca, han reanudado sus protestas, con tomas de emisoras de radio y el anuncio de una marcha en la capital para este jueves, respectivamente.

"El Gobierno de la República no va a permitir retrocesos en su aplicación- Ningún intento de presión podrá o pondrá en riesgo la formación y desarrollo de las nuevas generaciones", ha advertido Peña Nieto en el foro nacional México con educación de calidad para todos. El secretario de Educación Pública, Emilio Chuayfett, ha señalado que el Ejecutivo puede despedir a aquellos empleados que no acudan a su puesto de trabajo "injustificadamente".

Los miembros de la de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación del Estado de Guerrero (CETEG) reaccionan al rechazo por parte del Congreso estatal de una alternativa a la Ley General de Educación. La había presentado el gobernador, Ángel Aguirre -exmilitante del PRI pero elegido como candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD)- y proponía la creación de un instituto propio de evaluación para evitar someterse al organismo “independiente” que quiere Peña Nieto. Aguirre cedió a las movilizaciones de la CETEG la semana pasada, en pleno inicio de las vacaciones de Semana Santa. Los maestros bloquearon durante nueve horas la Autopista del Sol Cuernavaca-Acapulco, una popular vía de salida de Ciudad de México. Durante más de treinta días, además, tomaron el palacio de Gobierno de Chilpancingo, capital del Estado.

El sindicato ha respondido a la negativa del Congreso con la toma de cuatro emisoras de radio de la capital. En el caso de Radiorama, se trataba de un grupo de unas 60 personas que se comportaron de forma “muy agresiva”, según el equipo de informativos. La radio accedió a cederles 10 minutos en el aire, que los maestros emplearon en denunciar la “traición” del gobernador y los legisladores y a anunciar nuevas movilizaciones. Unos 300 policías resguardan el Palacio de Gobierno y el Congreso para evitar nuevas acampadas, aunque los manifestantes han roto cristales de la Cámara con palos y piedras y han dañado varios vehículos, según el diario El Universal.

Oaxaca también está en pie de guerra. El gobernador, Gabino Cué, ha entregado una propuesta de reforma a la ley federal que incluye un sistema de “evaluaciones tropicalizadas”. El político, que llegó al Gobierno como candidato opositor al PRI, ha redactado la propuesta en colaboración con la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el más grande de América Latina. Cué ha precisado que la iniciativa no es una “contrarreforma” y que tampoco es producto de “una mesa de negociación, ni mucho menos de presión”. Mientras tanto, los maestros han tomado centros comerciales y restaurantes y han anunciado una marcha en el Distrito Federal para este jueves.

La reforma educativa del Gobierno federal propone que la estabilidad y los ascensos de los maestros dependan de sus méritos profesionales y de los resultados de un sistema de evaluación independiente, y anuncia un censo de escuelas y de maestros, algo que todavía no existe en México. Por ello, la reforma constitucional –la primera del sexenio del nuevo PRI- constituye todo un pulso al poderoso SNTE, un poderosísimo sindicato con más de un millón de afiliados que organiza paros y movilizaciones masivas cuando se tocan sus intereses. El 27 de febrero, el desafío del Ejecutivo aumentó con la detención de la líder vitalicia del gremio, Elba Esther Gordillo, la Maestra, acusada de lavado de dinero y delincuencia organizada.

La educación en México figura en el último lugar en el Informe Pisade 2009 de los 34 países integrantes de la OCDE. El año pasado, en plena campaña electoral, el documental ¡De Panzazo! reveló datos escalofriantes: solo 51 de cada 100 niños que inician la primaria consiguen acabarla, siete de cada 10 adolescentes no entienden lo que leen o no saben multiplicar y solo una exigua minoría llega a la universidad. Elba Esther Gordillo llegó a calcular que las plazas de profesores se vendían por "entre 50.000 y 100.000 pesos" (de 4.000 a 8.000 dólares aproximadamente).

Los Estados de Oaxaca y Guerrero son de los que sufren mayores problemas de baja escolaridad, comenta Alberto Serdán, coordinador de la organización independiente por la educación Mexicanos Primero. "En los últimos seis años, los niños de Oaxaca han perdido un año escolar completo por los parones", subraya. "El sistema educativo no tiene claro los resultados de maestros ni de alumnos porque no aceptan evaluarse. Algo similar ocurre enGuerrero, donde en la última evaluación hubo quema de exámenes", agrega Serdán. "Las protestas, de fondo, buscan mantener privilegios -el control de plazas, decidir quién ingresa a la carrera educativa y quién recibe bonos-. Se escudan en el discurso contra las reformas privatizadoras, pero la reforma educativa no plantea la privatización", opina.

Más información