Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Choques violentos frente a la sede de los islamistas en El Cairo

Una protesta contra los Hermanos Musulmanes del presidente Morsi causa más de 70 heridos

Un manifestante ondea la bandera nacional este viernes en El Cairo.
Un manifestante ondea la bandera nacional este viernes en El Cairo. AFP

Más de 70 personas han resultado heridas este viernes en los enfrentamientos entre partidarios y detractores de los Hermanos Musulmanes del presidente Mohamed Morsi. Las fuerzas de seguridad han lanzado gases lacrimógenos para intentar dispersar a los manifestantes reunidos ante la sede principal del movimiento islamista en el barrio de Mokattam, en El Cairo. Los opositores han respondido lanzando piedras y cócteles molotov, según ha informado una fuente del Ministerio de Sanidad al diario estatal Al Ahram.

La manifestación, convocada con el lema "Viernes de la restauración de la dignidad", ha comenzado a primera hora de la mañana frente a la sede de los Hermanos Musulmanes, donde ya algunos seguidores del movimiento se habían encadenado al edificio para protegerlo.

La protesta fue convocada tras la agresión de seguidores de los Hermanos Musulmanes a un grupo de manifestantes y artistas grafiteros el sábado en las inmediaciones de la sede del movimiento islamista. Los enfrentamientos han comenzado a mediodía en la plaza Nafura, situada a un kilómetro de la sede del movimiento político, y se han prolongado hasta bien entrada la tarde.

Muchos de los heridos tienen lesiones en la cabeza, según ha explicado un periodista de Al Ahram que está siguiendo la manifestación y los enfrentamientos. Entre los heridos figura el excandidato presidencial Jaled Alí, que ha sido trasladado a un centro hospitalario cercano, al igual que el resto de los lesionados.

Además de pedradas, los manifestantes han quemado varios de los autobuses en los que han llegado al lugar los seguidores de Hermanos Musulmanes. Algunos opositores han llegado a levantar barricadas para ejercer como puesto de control en la carretera que lleva hasta la sede de Hermanos Musulmanes.

Según un reportero de Al Ahram, se han escuchado disparos de bala durante los enfrentamientos, aunque es difícil apreciar qué bando ha sido el responsable de estas acciones y el tipo de arma empleada. Los residentes del barrio de Mokattam, en el que se encuentra la sede de Hermanos Musulmanes, han decidido establecer comités de vigilancia para impedir que los enfrentamientos lleguen hasta sus viviendas.

Más información