EE UU niega estar detrás de un complot para desestabilizar a Venezuela

El Departamento de Estado desmiente las acusaciones realizadas por Nicolás Maduro sobre un plan de la CIA para matar al candidato opositor

Nicolás Maduro.
Nicolás Maduro.EFE

El Gobierno de Estados Unidos ha negado ser el instigador de un plan para provocar la desestabilización del gobierno venezolano antes de las elecciones del próximo 14 de abril. La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, ha desmentido este lunes las declaraciones que el fin de semana realizó el actual presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en las que acusaba a la CIA y al Pentágono de orquestar un plan para envenenar al candidato opositor, Henrique Capriles, y culpar de la intoxicación al propio Maduro.

“EE UU niega de manera categórica que el Gobierno esté implicado en ningún plan para desestabilizar al ejecutivo venezolano o para dañar a cualquiera de sus ciudadanos”, ha afirmado Nuland. La portavoz del Departamento de Estado también ha asegurado que Maduro no ha exigido a la Administración estadounidense que investigue sus acusaciones.

Este domingo, durante una entrevista para la televisión, el sucesor de Hugo Chávez y favorito para ganar las elecciones a la presidencia de Venezuela del próximo 14 de abril, acusó al presidente Barack Obama, a los exembajadores, Roger Noriega y Otto Reich, y a miembros del Pentágono y de la CIA de “estar detrás de un plan para asesinar al candidato de la derecha para crear el caos”. Maduro aseguró que el propósito de la trama era provocar un golpe de estado antes de los comicios presidenciales.

Noriega, antiguo embajador de EE UU ante la OEA, y Reich, exembajador estadounidense en Venezuela, han negado cualquier implicación en el asunto. “Te acusan de ser lo que ellos son, y te acusan de hacer lo que ellos hacen. Así es como operan”, dijo Noriega el miércoles pasado -Maduro ya desveló el complot de EE UU para asesinar a Capriles la semana pasada-. No es la primera vez que ambos diplomáticos se ven convertido en la diana de las acusaciones del gobierno de Venezuela. Durante la presidencia de Chávez, el fallecido mandatario los acusó en varias ocasiones de conspirar para desestabilizar al país.

Éstas tampoco son las primeras declaraciones en las que Maduro acusa al Gobierno de EE UU de tratar de inmiscuirse y alterar el orden político de Venezuela. Horas antes de anunciar la muerte del Chávez, su entonces número dos, acusó a la Casa Blanca de haber provocado la enfermedad que acabó la vida del presidente. "No hay duda de que salud del comandante Chávez ha sido objeto de un ataque por parte del enemigo”, dijo. El portavoz del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, calificó las palabras de Maduro de “absurdas”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50