Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cámara de EE UU estudiará una ley para armar a los rebeldes sirios

La Casa Blanca se niega a dotar de armamento a los opositores a El Asad, pero John Kerry asegura que EE UU no se opondrá a que otros países lo hagan

El secretario de Estado, John Kerry, durante la rueda de prensa con su homólogo australiano, Bob Carr.
El secretario de Estado, John Kerry, durante la rueda de prensa con su homólogo australiano, Bob Carr. AFP

El congresista demócrata Eliot Engel, ha presentado este lunes en la Cámara de Representantes una propuesta de ley que permita a Estados Unidos armar a los rebeldes sirios. A finales de febrero, la Casa Blanca autorizó por primera vez el envío de ayuda directa a los grupos opositores al régimen de Bachar el Asad, pero se ha mostrado reticente a dotarles de armamento, ante el temor de que las armas caigan en manos de extremistas. Pese a la negativa de la Administración Obama, el secretario de Estado, John Kerry, ha asegurado que EE UU no se opondrá a que otros países provean de material letal a los insurgentes.

La propuesta de ley de Engel, es, hasta la fecha, la demanda más clara proveniente del Congreso para que EE UU asuma una implicación más directa y relevante en un conflicto que ya dura dos años y en el que han perdido la vida 70.000 personas. La propuesta del político demócrata prevé que la Casa Blanca dote de armas y asistencia no letal a los rebeldes sirios por un monto de 150 millones de dólares. “Es hora de que adoptemos medidas para parar la carnicería que se está produciendo en Siria”, ha escrito Engel en una carta remitida al Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, que es quien deberá autorizar que la disposición sea votada por el pleno de la cámara Baja estadounidense.

La propuesta de ley de Engel, es, hasta la fecha, la demanda más clara proveniente del Congreso para que EE UU asuma una implicación más directa y relevante en el conflicto sirio

La Administración Obama ha autorizado en envío de 385 millones de dólares en ayuda humanitaria para la población siria y los refugiados y otros 114 millones en ayuda directa a los rebeldes. El presidente de EE UU, sin embargo, se resistió el verano pasado a aprobar un plan para armar a los insurgentes, que contaba con el respaldo de los entonces secretarios de Estado y de Defensa, Hillary Clinton y León Panetta, y del exdirector de la CIA, el general David Petraeus.

La Casa Blanca teme que las armas destinadas a los rebeldes sirios acaben en manos de grupos extremistas o vinculados a Al Qaeda, sin embargo, el Gobierno de EE UU no se opone a que otros países armen a los insurgentes. Este lunes, el secretario de Estado, John Kerry, ha asegurado que respalda los planes anunciados la semana pasada por Francia y Gran Bretaña de presionar a la Unión Europa para que levante el embargo de armas impuesto a Siria.

Durante una rueda de prensa con su homólogo australiano, Kerry ha advertido de que los cálculos que predecían que el régimen de El Asad caería pronto han demostrado no ser correctos. El secretario de Estado ha alertado de que, cuanto más se prolongue la guerra civil en Siria, mayor es el riesgo de que grupos extremistas se hagan con el arsenal de armas químicas del país.

El proyecto de ley que se ha presentado en el Congreso de EE UU contempla una serie de medidas para garantizar que las armas que se envíen a los rebeldes sirios no caigan en manos de radicales y un programa de 300 millones de dólares para desmantelar el arsenal de armas químicas y biológicas del país asiático.

El secretario de Estado ha alertado de que, cuanto más se prolongue la guerra civil en Siria, mayor es el riesgo de que grupos extremistas se hagan con el arsenal de armas químicas del país

Engel no es el único político estadounidense que exige a la Casa Blanca una mayor implicación para acabar con la guerra civil en siria. Senadores veteranos como John McCain o Lindsey Graham, y otros más jóvenes, como Marco Rubio, llevan meses exigiendo que EE UU autorice el envío de armas a los rebeldes sirios. Sin embargo, otros colegas en el Capitolio, como el presidente del Comité de Servicios Armados de la cámara Baja, Buck McKeon, y la antigua presidenta del Comité de Asuntos Exteriores, Ileana Ros-Lehtinen, se han mostrado escépticos sobre la conveniencia de armar a la oposición a El Asad.

Este mismo lunes, el Jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Martin Dempsey, ha pedido a la Administración Obama que "proceda con cautela" en su política hacia Siria debido a la creciente confusión en torno a los grupos rebeldes del país. "Hace seis meses nuestro conocimiento sobre los integrantes de la oposición a El Asad era bastante opaco, y ahora me atrevería a decir que todavía lo es más", ha dicho Dempsey en una conferencia en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos.

La propuesta de ley presentada por Engel no se estudiará hasta que la Cámara de Representantes termine las audiencias sobre la situación en Siria que comienzan esta misma semana.