Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China apoya el endurecimiento de sanciones a Corea del Norte

El nuevo plan, presentado en el Consejo de Seguridad de la ONU, se votará el próximo jueves

Reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votará el próximo jueves un endurecimiento de las sanciones a Corea del Norte en respuesta a la potente prueba nuclear que Pyongyang llevó a cabo el pasado 12 de febrero. Este martes, Estados Unidos ha presentado al resto de los 14 miembros del Consejo de Seguridad una propuesta de resolución que incluye nuevos castigos y contempla el incremento de los ya adoptados. El plan cuenta con el apoyo de China, el principal aliado del régimen de Kim Jong-un.

“Se trata del paquete de sanciones más duro que jamás haya impuesto Naciones Unidas a un país”, ha reconocido en rueda de prensa la embajadora de EE.UU ante la ONU, Susan Rice, tras la reunión. Rice, que no ha desvelado el contenido de las medidas, ha explicado que ahora corresponde a los Gobiernos de los Estados que forman parte del Consejo de Seguridad aprobar la propuesta que se votará el próximo jueves, según ha confirmado su homólogo chino, Li Baodong.

Se trata del paquete de sanciones más duro que jamás haya impuesto Naciones Unidas a un país”

Susan Rice

Corea del Norte ha reaccionado al anuncio del acuerdo entre China y EE UU para incrementar las sanciones al país asiático, amenazando con poner fin al alto el fuego con el que se selló el armisticio de la guerra contra Corea del Sur en 1953. Desde el último ensayo nuclear de Pyongyang, la inestabilidad en la península asiática se ha incrementado considerablemente. Este martes, el Gobierno de Seúl ha afirmado que “se han hecho progresos considerables” en la propuesta de nuevas medidas de castigo hacia su vecino del norte.

De momento, no ha trascendido el contenido de las nuevas sanciones, pero se especula con que contemplan un endurecimiento de las ya existentes sobre los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte, las restricciones financieras y las inspecciones de las cargas procedentes de ese país e imponer nuevas penalizaciones a determinadas compañías y ciudadanos particulares. Hasta la fecha, las medidas contra el régimen de Pyongyang se han centrado en prohibir las transacciones con aquellas compañías norcoreanas presuntamente implicadas en los programas nucleares y de misiles y en restringir la importación de productos de lujo.

De aprobarse este jueves, el nuevo paquete de sanciones será el último que Naciones Unidas imponga al régimen de Pyongyang para presionar a su Gobierno a que abandone su programa nuclear y de misiles. Cada vez que el Conejo de Seguridad ha aprobado nuevos castigos, Corea del Norte ha respondido con nuevos lanzamientos de misiles. “No puedo predecir si esta vez continuará con su comportamiento provocativo”, ha indicado Rice al respecto. “La comunidad internacional está unida y Pyongyang debería saber que cuanto más agrave su comportamiento hostil, mayor será su aislamiento”, ha advertido.

El apoyo de Beijing, que tiene derecho a veto en el Consejo de Seguridad, es esencial para orquestar una respuesta unida por parte de la comunidad internacional ante los desafíos del régimen de Pyongyang

En enero, Naciones Unidas acordó nuevas sanciones para el país que dirige Kim Jong-un y, menos de un mes después, Corea del Norte respondió con la prueba nuclear más potente de las que que ya había llevado a cabo hasta entonces —las anteriores se realizaron en 2006 y 2009—.

Desde el último ensayo nuclear, EE UU ha estado trabajando con China para acordar un endurecimiento de las sanciones a Corea del Norte. El apoyo de Pekín, que tiene derecho a veto en el Consejo de Seguridad, es esencial para orquestar una respuesta unida por parte de la comunidad internacional ante los desafíos del régimen de Pyongyang. China es el máximo socio económico de Corea del Norte y el que más influencia ejerce sobre el Gobierno de Kim Jong-un. Este martes, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino ha asegurado que su país “apoya la reacción moderada del Consejo de Seguridad y objeta de manera explícita a las pruebas nucleares de Corea del Norte”.