Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kerry anuncia que EE UU quiere acelerar la transición en Siria

La Casa Blanca planea un cambio de su política hacia el régimen que podría darse a conocer mañana en la conferencia de Roma con la oposición

John Kerry, hoy antes de abandonar París con destino a Roma, donde mañana se reunirá con la oposición siria.
John Kerry, hoy antes de abandonar París con destino a Roma, donde mañana se reunirá con la oposición siria. AFP

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha declarado hoy en París su deseo de acelerar la transición política en Siria tras dos años de un conflicto que se ha cobrado más de 70.000 víctimas y varios cientos de miles de refugiados. Todo apunta a que la Administración de Barack Obama planea un cambio de su política hacia Siria que podría darse a conocer mañana en la conferencia que se celebrará en Roma con la oposición siria.

El portavoz del presidente, Jay Carney, ha reforzado el anuncio de Kerry durante su rueda de prensa hoy en la Casa Blanca al informar que Washington incrementará la asistencia al pueblo sirio en un esfuerzo de lograr una sociedad que deje atrás el régimen de Bachar el Asad.

Kerry comenzó el pasado domingo su primer viaje oficial como secretario de Estado en una gira que está centrada en el conflicto sirio y que de momento le ha llevado a Londres, Berlín y París. Mañana estará en Roma –punto cumbre de la gira- y luego viajará a Turquía, Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes y Catar, para volver a Washington el próximo día 6 de marzo.

Desde el inicio de su viaje, el jefe de la diplomacia estadounidense ha hecho referencias indirectas a un cambio de dirección de la Casa Blanca que ya anunciaba el diario The Washington Post esta semana. “No vamos a Roma solo para hablar”, dijo Kerry el lunes en Londres. En Berlín, el secretario de Estado declaró el deseo de la Casa Blanca de “una solución pacífica” en Siria, deseo que matizó a continuación al decir que si el régimen se negaba a negociar y seguía asesinando a civiles se hacía necesario “algún tipo de apoyo” para aquellos que luchan por sus derechos.

El secretario de Estado norteamericano advierte al presidente sirio que no se mantendrá en el cargo a base de “tiros”

A un día de reunirse con la oposición siria –tras convencer al jefe de la Coalición Nacional opositora, Ahmed Moaz al Jatib, de que reconsiderara su decisión de boicotear la reunión de Roma para denunciar “el silencio internacional ante los crímenes” del régimen de Damasco-, Kerry ha advertido al presidente sirio de que no se mantendrá en el cargo a base de “tiros”. “Tiene que saber que no puede buscar una salida a tiros, por lo que hay que convencerle de ello, y creo que la oposición necesita más ayuda para ser capaz de hacerlo”, ha apuntado hoy Kerry en rueda de prensa conjunta con el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius.

Según informaba el Post, la Administración Obama estaría planeando proveer a los rebeldes con vehículos blindados y material de combate (como chalecos antibalas) pero todo apunta a que la Casa Blanca sigue resistiéndose a suministrar armas ante el temor de que acaben en manos de los grupos más extremistas, ya que mientras que los rebeldes contrarios al régimen ganan terreno al ejército de Asad, Washington está preocupado por el hecho de que milicias unidas a Al Qaeda están tomando posiciones de fuerza.

Desde hace meses, Washington apoya una ayuda “no letal” a la rebelión siria. El pasado verano, la Administración estuvo dividida después de que la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton, el hoy exdirector de la CIA David Petraeus y el también ya exsecretario de Defensa Leon Panetta propusieran un plan para armar a los rebeldes que fue rechazado por la Casa Blanca argumentando que prefería continuar construyendo una oposición política fuerte.

“Quiero que nuestros amigos del consejo opositor sirio sepan que no vamos a Roma solo para hablar. Vamos a Roma para tomar una decisión sobre las próximas etapas”, insistió Kerry en su etapa berlinesa de la gira, en la que se entrevistó con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov. Según confirmó la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, Kerry y Lavrov invirtieron la mayor parte de su encuentro en discutir sobre Siria.

La oposición siria ha sido muy crítica con la negativa de EE UU y otros países occidentales de negarse a proporcionarle los recursos necesarios para organizar un semigobierno paralelo en el interior de Siria. Hasta el momento, Washington tan solo ha aportado equipo de comunicaciones a los rebeldes y ha aportado cerca de 400 millones de dólares en ayuda humanitaria a través de organizaciones internacionales y ONGs, muchas de las cuales las controla el Gobierno sirio.