El general John Allen se retira y no será jefe militar de la OTAN

El marine es el alto mando que más tiempo ha prestado servicio en la guerra de Afganistán

El general John Allen.
El general John Allen.THIERRY CHARLIER / AFP

El general John Allen ha anunciado que se retira del Ejército para cuidar de su mujer enferma. La decisión del marine ha trastocado los planes de la Casa Blanca, que había apostado por mantener el nombramiento de Allen como jefe militar de la OTAN, una vez que el Pentágono lo exoneró de cualquier responsabilidad por el ‘caso Petraeus’. Allen ha asegurado que su resolución no tiene nada que ver con el escándalo extramatrimonial que este noviembre obligó a dimitir al director de la CIA, David H. Petraeus.

En una entrevista publicada este lunes, Allen aseguró que quería centrarse en el cuidado de su mujer, Kathy, que sufre un problema crónico de salud que se ha complicado con un desorden autoinmune. “Ahora mi deber es tratar de que se recupere”, reconoció el general, que el martes por la mañana comunicó su decisión al presidente de Estados Unidos. “Hoy me he reunido con el general Allen y he aceptado su petición de retirarse del Ejército para que pueda atender determinados asuntos de salud familiares”, ha señalado Barack Obama en un comunicado.

A lo largo de la semana pasada, justo después de que Allen cediera el mando de las tropas de EE UU y de la OTAN en Afganistán al general Joseph Dunford, los rumores sobre la decisión del marine de apearse de la candidatura de la Casa Blanca para ocupar el cargo de Comandante Supremo de la OTAN no hicieron más que crecer. El todavía secretario de Defensa, León Panetta, aseguró que le había recomendado al general que “se tomara su tiempo para decidir qué quería hacer con su futuro”. Algunos medios insinuaron que la decisión de Allen se debía a su intención de evitar que, en las audiencias en el Senado sobre su nominación como jefe militar de la OTAN, se volviera a sacar a colación su implicación en el ‘caso Petraeus’.

Más información

En noviembre de 2012, el Pentágono decidió abrir una investigación sobre el intercambio de correos entre el general Allen y Jill Kelley, la mujer que denunció al FBI haber recibido amenazas por parte de Paula Broadwell, la biógrafa y examante de Petraeus. Entonces, el Departamento de Defensa calificó el contenido de esos mensajes como “inadecuado”, pero a finales de enero de este año, el inspector general del Pentágono dictaminó que la conducta del marine no había contravenido el reglamento militar.

Allen, de 59 años, es el alto mando que más tiempo ha servido en la guerra de Afganistán. Desde julio de 2011 hasta el 10 de enero de 2013, el marine ha sido el encargado de dirigir las tropas aliadas en el país asiático. En esos 19 meses, el general ha liderado el cambio de estrategia, centrado en luchar contra la insurgencia, para afianzar la formación y el entrenamiento de las fuerzas nacionales afganas, y ha supervisado la retirada del primer contingente de 33.000 solados de EE UU en verano de 2012.

En su comunicado, Obama ha reconocido la labor de Allen en Afganistán. “Le he transmitido al general mi profunda y sincera admiración personal hacia su extraordinario servicio en los últimos 19 meses en Afganistán. Allen ha liderado el crecimiento y el desarrollo de las fuerzas nacionales de seguridad afganas, el debilitamiento de Al Qaeda y de sus aliados extremistas y la transición hacia la asunción de la responsabilidad de la seguridad por parte del gobierno de Afganistán”, ha afirmado el presidente

El presidente de EE UU no ha sido el único en elogiar el trabajo del marine. El ministro de Defensa de Afganistán, Bismullah Kahn Mohammadi, ha alabado la campaña contra la insurgencia de Allen. “El esfuerzo del general para presionar militarmente a los talibanes han llevado a la muerte y captura de muchos terroristas”, ha reconocido.

Pese a sus diferencias sobre el calendario de retirada de las tropas de EE UU de Afganistán, Allen y Obama han forjado una estrecha relación. La decisión del marine pone fin de manera abrupta a una brillante carrera militar que la Administración Obama quería premiar con su nombramiento como jefe militar de la OTAN, un cómodo retiro con el que añadir prestigio a su historial -Dwight Eisenhower también ocupó ese cargo-.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50