Un atentado mata a 63 personas en Pakistán

La explosión ha ocurrido en un mercado y tenía como objetivo a la comunidad chií

Decenas de personas se acercan al lugar del atentado en Quetta.
Decenas de personas se acercan al lugar del atentado en Quetta.AFP

Un atentado con bomba ha causado 63 muertos y unos 200 heridos en un concurrido mercado cerca de una escuela en Quetta, en Balochistán, cerca de la frontera afgana.

"Al menos 63 personas han muerto por la explosión. Entre los fallecidos hay mujeres y niños. La explosión ha destruido completamente un edificio de dos plantas", ha explicado el jefe de la Policía de Quetta, Mir Zubair Mehmood, en declaraciones recogidas por el diario paquistaní Dawn.

La policía está convencida de que el atentado tenía como objetivo a los Hazara, miembros de la comunidad chií que viven bajo la amenaza de milicias suníes lideradas por grupos como Lashkar e Jhangvi (LeJ). Anteriormente, otro alto mando policial, Wazir Jan Nasir había informado de que se han contabilizado al menos 200 heridos. "Ha sido un ataque sectario. La comunidad chií era el objetivo", ha afirmado.

La cifra final de fallecidos es aún provisional y podría aumentar, ha indicado el secretario de Interior del gobierno provincial, Akbar Hussain Durrani: "Nos tememos que pueda haber más muertos. Hemos declarado la emergencia en los hospitales".

Según las primeras estimaciones, todavía sin confirmar, la detonación podría haber sido causada por más de 100 kilos de explosivos ocultos en un carricoche. Durrani ha revelado que el artefacto explosivo estaba junto a uno de los pilares que sustentaban el edificio.

Poco después del atentado una multitud enfurecida ha rodeado la zona y ha impedido el acceso a agentes de policía, equipos de rescate y periodistas. "Estaban furiosos y se manifestaban. Algunos lanzaron piedras a los policías. Otros estaban armados y disparaban al aire", ha revelado. Sin embargo, finalmente permitieron el acceso a policías y médicos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El gobernador de la provincia de Balochistán, Zulfikar Magsi, ha anunciado un día de luto para mañana domingo. Varias organizaciones chiíes han convocado una huelga general para mañana.

La violencia sectaria en Quetta se ha cobrado la vida de al menos 93 personas en el último mes en una serie de atentados con bombas, la mayoría reivindicados por la organización armada suní Lashkar e Jhangvi. Precisamente un portavoz de LeJ ha reivindicado este último atentado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS