Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama pide que sea una prioridad nacional la educación a los preescolares

El presidente continúa con su gira y hoy ha visitado colegios de Georgia para promover su plan de que los niños de hasta cinco años accedan también al sistema educativo

El presidente Barack Obama, durante su visita a un colegio de Decatur (Georgia).
El presidente Barack Obama, durante su visita a un colegio de Decatur (Georgia). AFP

Con un tono de campaña electoral —del que parece que el presidente no es capaz de desprenderse tres meses después de ganadas las elecciones—, Barack Obama ha realizado hoy un discurso en un centro educativo de Georgia para comenzar a publicitar su ambiciosa propuesta de extender la educación hasta las edades más tempranas en familias con ingresos medios y bajos. Como manifestó el presidente durante su discurso del estado de la Unión el pasado martes, la inversión en la educación desde los tres y los cuatro años acaba traduciéndose en un crecimiento económico beneficioso para todo el país.

“Cada dólar que invertimos en educación de calidad en preescolar puede hacer ahorrar siete dólares en el futuro”, ha dicho el mandatario en un centro recreativo de Decatur (Georgia), donde ha pronunciado un discurso después de recorrer varios colegios de la zona, algunos de los cuales estaban en periodo vacacional y los directores han tenido que llamar a los alumnos para que recibieran al presidente –asistir o no era optativo-. Obama ha reclamado que sea una prioridad nacional dar a cada pequeño acceso a una educación de alta calidad. “Demos a nuestros niños una oportunidad”

El de hoy ha sido el segundo día que Obama está en la carretera vendiendo su plan para revivir una clase media golpeada por la crisis económica. Ayer fue el turno de la economía con la visita a una fábrica de Asheville (Carolina del Norte). Hoy era el turno de la educación. Mañana viernes llamará en Chicago a apoyar su plan para el control de armas.

En uno de los colegios visitados hoy por Obama, 16 niños de entre 4 y 5 años estaban sentados en mesitas con sus profesores. Uno de ellos le preguntó si él era un maestro. Otro dijo: “Bienvenido, señor presidente”. Y un tercero le comunicó que le había visto en televisión. En la mesa de al lado, varios niños perdieron la concentración en el mandatario, le dieron la espalda y se pusieron a mirar un vídeo juego, ante lo que los profesores les pidieron que se unieran al grupo y prestaran atención al presidente de Estados Unidos.

Todos los estudios prueban que cuanto antes empieza un niño a aprender mejor le va a lo largo de su vida”

“Todos los estudios prueban”, ha dicho el presidente, “que cuanto antes empieza un niño a aprender mejor le va a lo largo de su vida”. Aunque a continuación, el mandatario ha reconocido que, sin embargo, no se está haciendo lo suficiente para dar a todos los niños esas oportunidades. “Los niños que yo he visto hoy son los afortunados”, ha explicado Obama en relación con uno de los centros visitados, ya que menos de tres de cada diez niños de entre tres y cuatro años están inscritos en programas de preescolar de calidad.

La mayoría de los padres de clase media no pueden permitirse extraer dinero de sus ya ajustados presupuestos para enviar a sus hijos a colegios privados. Y las plazas estatales son tremendamente limitadas para los niños más pobres, que al no poder empezar a aprender desde muy pequeños ven como sus vidas quedan marcadas. El anterior es el argumento del presidente para pedir al Congreso que extienda el acceso a preescolar de todos los niños en EE UU.

Según la Casa Blanca, el plan de Obama creará un acuerdo de colaboración para compartir los costes entre los estados y el Gobierno federal que garantice la educación preescolar a los niños de cuatro años de familias de medianos y bajos ingresos, incluidas las familias que ganen el doble del actual nivel de la pobreza (cerca de 23.000 dólares anuales). El departamento de Educación destinará los fondos a los estados dependiendo de la cantidad de niños de esa edad que haya en cada lugar.

La Administración de Obama ha querido puntualizar que la actual propuesta no pretende ni reemplazar ni destruir el actual sistema de preescolar conocido como Head Start, que fue creado en 1965 por el presidente Lyndon B. Johnson dentro de su plan conocido como Guerra a la Pobreza y que proporcionaba –y proporciona- educación preescolar a niños de entre 3 y 5 años de familias con ingresos bajos-. El programa Head Start varía según el Estado, e incluso el condado, pero en general incluye atención médica, comida, servicios sociales y educación. El Gobierno federal tiene un programa similar llamado Early Head Start que provee de servicios similares a las embarazadas y a los niños de hasta tres años.

Durante su discurso, el presidente ha aportado una nota personal al decir que tanto él como Michelle recuerdan lo difícil que es encontrar un buen lugar para que se ocupen de tus hijos pequeños y lo caro que resulta. “El tamaño de tu billetera no debería de determinar el futuro de tus hijos”, ha dicho el mandatario entre aplausos. “Solucionemos este problema”, ha pedido en tono de mitin. “”Asegurémonos de que ninguno de nuestros niños empieza la carrera de la vida ya un paso por detrás”.