Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama ordena una ayuda de 115 millones de euros para los refugiados sirios

El presidente de EE UU se dirige en un vídeo a los ciudadanos de ese país para explicarles a qué irán destinadas las partidas de ayuda humanitaria

Captura de pantalla del vídeo de Obama en el que anuncia una nueva partida de ayuda económica para Siria.
Captura de pantalla del vídeo de Obama en el que anuncia una nueva partida de ayuda económica para Siria.

El presidente de EE UU ha aprobado este martes una partida extraordinaria de ayuda para los refugiados sirios por valor de 155 millones de dólares (115 millones de euros). Barack Obama ha realizado el anuncio a través de un vídeo con subtítulos en árabe en el que se ha dirigido directamente a los ciudadanos del país asiático prometiéndoles que “el régimen de Bachar el Asad va allegar a su fin".

Obama explica en la grabación que con esta nueva partida, la ayuda que EE UU ha enviado a Siria asciende a un total de 365 millones de dólares. “Nos hemos convertido en el país que más ha contribuido en ayuda humanitaria destinada al pueblo sirio”, ha indicado el presidente. El anuncio llega un día después de que Riad Seif, el vicepresidente del Consejo Nacional Sirio, recriminara a los representantes de medio centenar de países, que se reunieron en París para expresar su apoyo a la oposición siria, el “silencio del mundo ante el conflicto”. “Esta coalición no puede volver siempre con las manos vacías”, indicó Seif, según declaraciones recogidas por AP.

Obama explica en la grabación que con esta nueva partida, la ayuda que EE UU ha enviado a Siria asciende a un total de 365 millones de dólares

El pasado fin de semana, durante la conferencia de donantes de Siria celebrada en Kuwait, Naciones Unidas advirtió de que se vería obligada a recortar el flujo de ayuda alimenticia a Siria si no recibía una importante inyección económica. El pasado diciembre, su secretario general, Ban Ki-moon, indicó que se necesitaban 1.500 millones de dólares para ayudar a salvar la vida de los millones de sirios que estaban atrapados en la guerra que sufre su país desde marzo de 2011.

Washington se ha resistido a aprovisionar de material armamentístico a la oposición siria, alegando su temor a que las armas estadounidenses pudieran acabar en manos de grupos extremistas, contribuyendo a agravar un conflicto que ya se ha cobrado la vida de más de 60.000 personas, según Naciones Unidas. EE UU, de momento, únicamente ha accedido a facilitar a la coalición inteligencia y apoyo logístico.

La partida anunciada por Obama se destinará a paliar las necesidades alimenticias, sanitarias y energéticas de los ciudadanos que residen en Siria y de los 700.000 refugiados, según datos ofrecidos este mismo martes por Naciones Unidas, que se concentran en campos en Turquía, Jordania, Líbano, Egipto e Irak. “Esta nueva ayuda supone más ropa para los niños y medicinas para los ancianos, harina y trigo para vuestras familias y mantas, botas y estufas para los que estáis cobijados en edificios dañados”, ha dicho el presidente.

El Departamento de Estado ha reprochado cierta falta de organización por parte de la oposición siria a la hora de distribuir adecuadamente la ayuda humanitaria

En los últimos meses, el Departamento de Estado ha manifestado su contrariedad al constatar que parte de la ayuda que destina a Siria no llega a los más necesitados y ha reprochado cierta falta de organización por parte de la oposición siria a la hora de distribuir adecuadamente esa ayuda. La frustración es mutua. Desde el Consejo Nacional Sirio se quejan de que la ayuda internacional se canaliza a través de Naciones Unidas y la Media Luna Roja de Siria que en el país actúan bajo la supervisión del gobierno de Asad.

Este fin de semana Obama se ha referido en sendas entrevistas al papel de EE UU con respecto a la guerra en Siria y a su reticencia a intervenir militarmente en el conflicto. “Tenemos que estar seguros no solo de que ese paso refuerza la seguridad de EE UU, sino de que hacemos lo mejor para el pueblo sirio y para vecinos como Israel, que podrían verse profundamente afectados por ello”, explicó el presidente el domingo en la entrevista conjunta con Hillary Clinton que concedió al programa 60 Minutes.