Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ariel Sharon da muestras de actividad cerebral significativa

El ex primer ministro de Israel sufrió una hemorragia cerebral en 2006, que le dejó inconsciente

Un ciudadano pasa ante un cartel de propaganda electoral del partido de Sharon, en 2006.
Un ciudadano pasa ante un cartel de propaganda electoral del partido de Sharon, en 2006. AP

Ariel Sharon, que se encuentra en estado vegetativo desde hace siete años, ofreció muestras significativas de actividad cerebral durante una resonancia magnética rutinaria realizada hace tres días, según han anunciado los médicos que le han tratado en el hospital Soroka Medical Center de Beersheba. Estos expertos consideran que Sharon, quien fuera primer ministro de Israel durante cinco años, se halla en un estado de mínima conciencia, en lugar de en un coma, lo que mejoraría el prospecto de una posible recuperación

Durante la resonancia se sometió a Sharon, de 84 años, a una serie de estímulos emocionales. Se le enseñaron, por ejemplo, fotos de su familia y se reprodujo una grabación de la voz de su hijo Gilad. El ex primer ministro dio muestras de actividad cerebral en todas las pruebas, según anunciaron posteriormente los médicos. Estos no pueden certificar aún en qué grado de conciencia se encuentra Sharon, ni hasta qué punto percibe su entorno. Desde 2010, el político pasa largas temporadas en su residencia familiar de Havat Shikmin, en el desierto del Negev.

“La información del mundo exterior se transfiere a las partes apropiadas del cerebro del señor Sharon, aunque las evidencias no demuestran aún de forma clara si está percibiendo la información de forma consciente”, asegura Martin Monti, del Departamento de Psicología y Neurocirugía de la Universidad de California en Los Ángeles, que participó en el equipo de seis expertos que realizaron la prueba. “Saber qué canales sensoriales están intactos en estos pacientes es crucial para las familias y para que los equipos de tratamiento estimulen e interactúen con los pacientes”, añade Alon Friedman, director del Centro Zlotowski de Neurociencia de la Universidad de Ben Gurion en el Negev.

Existen diferencias entre los distintos grados de trastorno de la conciencia. En un coma, el paciente no presenta ni estado de conciencia ni de alerta, y no reacciona ante ningún estímulo. Por otro lado, en el estado vegetativo, el paciente mantiene la vigilia, pero no responde a estímulos. Cuando este trastorno dura más de un mes, se diagnostica como estado vegetativo persistente. En el estado de mínima conciencia, el paciente puede llegar acometer algunas funciones fisiológicas, como responder a estímulos muy básicos.

Veterano de varias guerras, Sharon fue cinco veces ministro, antes de ganar las elecciones legislativas en 2001. Hace tres décadas, cuando ocupaba la cartera de Defensa, el Ejército israelí, que había tomado Líbano días antes, dejó actuar a las milicias cristianas que ejecutaron a cientos de refugiados en los campos de Sabra y Chatila. Una comisión independiente de Israel le encontró después indirectamente culpable. Su visita, el 28 de septiembre de 2000, a la explanada de las mezquitas de Jerusalén fue la llama que prendió la mecha de la segunda intifada.

Después de sufrir una grave hemorragia cerebral en 2006, cuando aun era primer ministro, Sharon fue declarado incapacitado de sus funciones. Ocupó su puesto en funciones Ehud Olmert, quien ganaría unas elecciones legislativas en marzo de aquel mismo año, al frente de Kadima, el nuevo partido centrista que Sharon había creado en noviembre de 2005. El partido fue una fuerza dominante hasta las elecciones de 2009, en las que la candidata Tzipi Livni ganó en número de escaños, pero no pudo formar Gobierno, abriéndole el paso al conservador Benjamín Netanyahu. En las elecciones de la semana pasada, Kadima obtuvo solo dos escaños.

Aunque no son muy comunes, hay casos de personas que despiertan años después de entrar en lo que se había diagnosticado como coma o estado vegetativo. En 2003, el norteamericano Terry Wallis despertó después de haber pasado 19 años inconsciente, tras sufrir un accidente de tráfico en Arkansas. Pasó un año en coma y los médicos consideraron que, tras aquel periodo, pasó a un estado de mínima conciencia. Sus primeras palabras fueron “mamá” y “Pepsi”. En noviembre del año pasado, el londinense Scott Routley comenzó a comunicarse con los médicos que le tratan en Canadá, a través de escáneres cerebrales, después de haber pasado 12 años en lo que los doctores consideran estado vegetativo.