Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bill Richardson y el presidente de Google viajarán a Corea del Norte

El Departamento de Estado desaconseja la visita

El exgobernador de Nuevo México indica que podría negociar la liberación de un detenido

Richardson, tercero por la izquierda, durante una visita a Corea del Norte en 2007.
Richardson, tercero por la izquierda, durante una visita a Corea del Norte en 2007. AP

El presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, y el exgobernador de Nuevo México, Bill Richardson, preparan una visita a Corea del Norte este mes en la que podrían negociar la liberación de un ciudadano norteamericano detenido allí desde noviembre. El Departamento de Estado ha desaconsejado la visita, y ha dicho que puede resultar contraproducente, pero este viernes Richardson, un prominente político demócrata, exembajador ante la ONU y con amplia experiencia tratando con el régimen norcoreano, defendió su derecho a visitar el país como ciudadano privado y recordó que en el pasado ya ha conseguido la liberación de varios norteamericanos detenidos.

El 21 de diciembre, Corea del Norte reveló la detención de un norteamericano que había entrado en el país en noviembre con un visado de turista, acompañado de cinco visitantes. Inicialmente, los medios oficiales norcoreanos se refirieron al detenido como Bae Jun Ho, aunque la agencia Associated Press reveló posteriormente que su verdadero nombre es Kenneth Bae, de 44 años, operador de viajes turísticos de California, de ascendencia surcoreana. La Agencia Central de Noticias de Corea, pública, dijo que el detenido había cometido un delito no especificado contra la nación, que habría confesado durante un interrogatorio.

“He tratado con Corea del Norte durante 15 años”, dijo Richardson durante una entrevista en el programa del canal de televisión CBS ‘This morning’. “He liberado a soldados norteamericanos, he liberado a rehenes norteamericanos, he negociado para transferir los restos de nuestros soldados durante la Guerra de Corea, ayuda alimentaria... Conozco a los norcoreanos. El objetivo del viaje es una visita privada de tipo humanitario, no representamos al Gobierno. Sé que el Departamento de Estado está algo nervioso, pero es una misión privada, no representamos al Departamento de Estado, así que no deberían estar nerviosos”.

El día anterior, la portavoz de la diplomacia norteamericana, Victoria Nuland, admitió que sabía del viaje, pero lo desaconsejó. “Obviamente, estamos al tanto del viaje del presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, y del gobernador Richardson”, dijo en rueda de prensa Nuland. “Como saben, son ciudadanos privados que viajarán en calidad no oficial. No les va a acompañar ningún funcionario estadounidense. No llevan ningún mensaje nuestro. Honestamente, no creemos que el momento en que se produce este viaje sea de ayuda, pero son ciudadanos privados y ellos toman sus propias decisiones”.

EE UU no tiene relaciones diplomáticas con Corea del Norte, y depende de la embajada sueca para labores de representación en el país asiático. En el pasado, los expresidentes Bill Clinton y Jimmy Carter han viajado a Pyongyang para negociar, exitosamente, la liberación de detenidos norteamericanos. Siempre viajaron en calidad de ciudadanos privados. En 1994 Richardson, cuando era legislador, viajó a Corea del Norte a negociar un acuerdo nuclear, pero en el día de su llegada el régimen abatió un helicóptero de EE UU con dos ocupantes. Uno murió, y Richardson logró regresar a EE UU con sus restos. El único superviviente fue liberado una semana después.

Es este un momento de especial tensión entre Washington y Pyongyang. El mes pasado, el régimen que lidera Kim Jong Un lanzó un cohete de largo alcance, según los medios oficiales, para poner en órbita un satélite. La Casa Blanca, sin embargo, sospecha que el lanzamiento encubrió un ensayo con misiles balísticos de largo alcance, algo que violaría dos resoluciones de la ONU. Richardson admitió que su intención había sido viajar allí en diciembre, pero que el Departamento de Estado le pidió que lo pospusiera para no crear tensión justo cuando se celebraban elecciones en Corea del Sur.

Richardson añadió durante su entrevista que él invitó a Schmidt, el presidente ejecutivo de Google, a acompañarlo. “Le interesa la política exterior, es un amigo mío y pensé que sería importante que hubiera una mayor perspectiva en nuestra visita”, dijo.