Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barack Obama recibirá a Mitt Romney en la Casa Blanca

El presidente se comprometió a sentarse a dialogar con el perdedor de las elecciones

Fotos de archivo de Obama y Romney.
Fotos de archivo de Obama y Romney. AFP

Cumpliendo una de las promesas efectuadas en la noche electoral, el presidente Barack Obama recibirá el jueves en la Casa Blanca al que fue su adversario en los comicios presidenciales del pasado 6 de noviembre. El exgobernador de Massachusetts Mitt Romney acudirá a Washington después de haberse retirado a su residencia de La Jolla, en California, para descansar después de dos campañas presidenciales consecutivas. En 2008 perdió las primarias republicanas. En 2012, la presidencia de la nación.

“El gobernador Romney participará en una comida privada en la Casa Blanca con el presidente Obama, en uno de los comedores privados”, anunció el Gobierno de EE UU en un comunicado. “Será la primera ocasión en la que se encuentran desde las elecciones”. En su discurso de victoria del 6 de noviembre, en Chicago, el presidente dijo: “En las próximas semanas, me sentaré con el gobernador Romney para hablar de los medios a nuestro alcance para hacer avanzar este país”.

Foto personal de Mitt y Ann Romney, en Acción de Gracias, en su casa.
Foto personal de Mitt y Ann Romney, en Acción de Gracias, en su casa. Facebook

En su primera rueda de prensa como presidente reelegido, Obama dijo sobre Romney: “Creo que hizo un gran trabajo gestionando los Juegos Olímpicos [de invierno de Salt Lake City de 2002]. Y esa experiencia, de tratar de averiguar cómo se ponen las cosas en marcha, se aplica también al Gobierno federal. Hay muchas ideas que no creo que sean ideas de partido, sino ideas inteligentes que pueden hacer el Gobierno federal más útil para los consumidores”.

Romney no ha tenido ningún evento público desde que perdiera las elecciones. Se le ha visto repostando su coche en una gasolinera, con sus hijos en un parque temático y en una foto difundida en Facebook en la que aparece en su cocina, abrazando a su mujer. Durante su visita a Washington se reunirá también en el Capitolio con el que fuera su número dos, el legislador por Wisconsin Paul Ryan, que a pesar de perder la vicepresidencia fue reelegido en su distrito electoral.

En el pasado, las promesas de unidad política han quedado en papel mojado. Cuando perdió, el excandidato republicano John McCain prometió cooperar con el presidente, y hasta se le mencionó como posible director del Departamento de Asuntos para Veteranos de Guerra. Con los años, sin embargo, se ha convertido en uno de los más feroces críticos de Obama, y ahora amenaza con bloquear la posible nominación de la embajadora de EE UU ante la ONU, Susan Rice, como Secretaria de Estado.

Romney no era un líder del partido, ni ocupaba ningún cargo legislativo o ejecutivo, cuando ganó la nominación republicana. Ahora ha quedado en el olvido, y numerosos congresistas y gobernadores han criticado algunas de sus propuestas más duras, como la idea de hacer las condiciones de vida tan duras para los sin papeles que acabaran marchándose del país. Él lo llamaba “autodeportación”. Los hispanos sólo le dieron el 27% de su voto.