Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente egipcio ve indicios de un posible alto el fuego en la franja de Gaza

El líder de Hamás en el exilio, Jaled Meshal, exige a Israel detener los ataques sobre la Franja

Manifestantes palestinos residentes en Egipto se manifiestan frente a la sede de la Liga Árabe en El Cairo.
Manifestantes palestinos residentes en Egipto se manifiestan frente a la sede de la Liga Árabe en El Cairo. EFE

Las reuniones diplomáticas de alto nivel para encontrar una salida negociada al conflicto de Gaza se sucedieron en El Cairo este sábado. Y en el centro de todos estos movimientos se situó la diplomacia egipcia, si bien también participaron líderes de Hamás, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, y los ministros de Exteriores de la Liga Árabe, reunidos en la sede de la organización en un encuentro de urgencia convocados por el Gobierno egipcio. "Hay indicios de que existe una posibilidad de alto el fuego pronto, pero no hay aún garantías firmes", ha manifestado el presidente egipcio, Mohamed Morsi, en una rueda de prensa conjunta con Erdogan.

Anteriormente, en su discurso de apertura de la sesión, el secretario de la organización panárabe, Nabil al-Arabi, denunció “la agresión de Israel” contra el pueblo palestino. “Prometo a los palestinos de Gaza y de fuera que proporcionaremos ayuda para confrontar esta agresión y romper el bloqueo”, declaró al-Arabi, que mañana, según está previsto, visitará la Franja acompañado de cuatro ministros de Exteriores árabes.

La intensa jornada diplomática se inició al mediodía con la entrevista de Morsi con Erdogan, que transmitió al mandatario egipcio su apoyo por las medidas adoptadas por El Cairo para atajar la crisis. Posteriormente, Morsi se reunió también en el palacio presidencial con el emir de Catar, Jamad Ibn Jalifa al-Tani. Además de abordar la situación en Gaza y Siria, el emir se comprometió a “enviar ayuda urgente a Gaza con la cooperación de Egipto”, según explicó en una rueda de prensa Yaser Alí, el portavoz de Morsi.

Casi al mismo tiempo, Jaled Meshal, uno de los líderes más destacados de Hamás, se reunía con responsables de los servicios de inteligencia egipcios, que han actuado durante los últimos tiempos de mediadores entre la milicia islamista y el gobierno israelí. Según informaron fuentes palestinas al diario Haaretz, a cambio de un alto al fuego, Meshal pidió el fin de los ataques israelíes contra líderes de su movimiento, y que Egipto que levante el bloqueo económico de la franja de Gaza. No obstante, las autoridades egipcias habrían rechazado esta demanda.

Cumbre entre Turquía y Egipto

Si bien la crisis de Gaza dominó la visita de Erdogan, su presencia en El Cairo se produjo en el marco de una cumbre entre ambos países preparada desde hacía semanas. Al primer ministro turco le acompañaron una docena de ministros, entre ellos el de Exteriores, Ahmed Davutoglu, además de una nutrida delegación de empresarios interesados en invertir en el gigante árabe.

Erdogan, que conversó por teléfono con Obama el mismo sábado, realizó un discurso en la Universidad de El Cairo, el mismo lugar escogido por el presidente estadounidense para dirigirse al mundo árabe en 2009. En una emotiva charla, el mandatario turco acusó a Israel de “convertir la región en un pantano de sangre”.

“Cada gota de sangre palestina es vertida de las venas de todos los musulmanes, y cada lágrima que cae de sus ojos, es nuestra lágrima también”, dijo Erdogan, que se ha significado en numerosas ocasiones por su apoyo decidido a la causa palestina.Tras su discurso, Erdogan se reunió con su homólogo egipcio, Hisham Kandil, y firmaron varios acuerdos financieros y diplomáticos.