Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos partidos apuestan fuerte ante el avance de Romney en las encuestas

Paul Ryan y Joe Biden se enfrentan mañana en el debate entre candidatos a la vicepresidencia en Danville (Kentucky)

Joe Biden y Paul Ryan.
Joe Biden y Paul Ryan. Reuters

La última encuesta vuelve a poner en cabeza a Mitt Romney. Según CNN, el candidato republicano a la Casa Blanca saca un punto al presidente Barack Obama (48% frente a 47% en intención de voto) y fuerza a que ambos partidos apuesten fuerte de cara al debate de mañana entre los vicepresidentes. En condiciones más desiguales, el cara a cara que se celebrará en Danville (Kentucky) no aportaría gran peso específico a la carrera pero los números son muy ajustados y los candidatos van a echar el resto por su partido.

Ya se habla de duelo de generaciones. El veterano político demócrata de 69 años, Joe Biden, frente al joven republicano afín al Tea Party, Paul Ryan, 42. Dicen los expertos que Ryan intentará conectar con el electorado más joven y hablar de temas generales evitando cifras y datos más propios de una cátedra que de una sala de estar, que es donde se encontrarán sentados la mayoría de los telespectadores mañana en horario de máxima audiencia (9 de la noche hora de la costa este de EE UU; tres de la madrugada en España) cuando se inicie la discusión entre Ryan y Biden.

Como presidente del Comité de Presupuestos de la Cámara de Representantes, Ryan se sentirá cómodo a la hora de lanzarse a temas que toquen la deuda y los impuestos pero intentará pasar de puntillas sobre lo que tenga que ver con asuntos internacionales, sobre todo porque enfrente tendrá a un hombre que ha sido presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado y que además ya estaba en la arena política cuando él comenzaba a dar sus primeros pasos.

Si del debate de mañana saliera una victoria para Ryan, los republicanos se encontrarían muy bien situados en la recta final de la campaña. La presión recae sobre Biden, senador por Delaware desde el año 1973 hasta su renuncia para acompañar a Obama cuando llegó a la Casa Blanca en 2009. El exsenador tiene el difícil papel de frenar la caída de las encuestas registrada por Obama tras su pésima labor en el debate del pasado miércoles en Denver (Colorado). Una mala actuación de Biden solo desequilibraría más en contra de los demócratas los estados que no tienen aún decidido su voto.

Ryan no ha participado en un debate de campaña desde que compitió por primera vez por un escaño —en su Wisconsin natal— hace ya más de 14 años. Biden —cuyo estilo campechano puede jugarle una mala pasada y hacerle cometer alguna torpeza— se enfrentó a Sarah Palin en 2008 y superó el examen sin caer en algunas provocaciones de la exgobernadora de Alaska.

Como es costumbre, ambos candidatos llevan días preparando su participación de mañana, que se producirá en el Centre College de Danville. El cara a cara lo moderará Martha Raddatz, corresponsal de Política Exterior de la cadena ABC News.

La moderadora abrirá los temas con una pregunta tras la que los candidatos tendrán dos minutos para responder. A continuación, Raddatz vigilará que la discusión se desarrolle con un uso equitativo del tiempo.

Ryan ha preparado su debut con Ted Olson -haciendo el papel de Biden-, que fue subsecretario de Justicia en la administración de George W. Bush, mientras que Biden ha recurrido al demócrata de mayor rango en el Comité de Presupuesto de la Cámara Baja, Chris Van Hollen —en el rol de Ryan, para igualar a éste en temas de política fiscal—.

Debate entre vicepresidentes solo hay uno. Obama y Romney volverán a verse las caras el martes 16 de octubre en el Estado de Nueva York y el lunes 22 en Boca Raton (Florida).