Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Leonel Sisniega, recalcitrante golpista guatemalteco

Patrocinado por la CIA, contribuyó al derribo del presidente progresista Jacobo Árbenz

Leonel Sisniega Otero (Ciudad de Guatemala, 1925), uno de los líderes históricos del anticomunismo más recalcitrante de Guatemala, murió el pasado lunes, víctima de un cáncer. Sisniega Otero es una de las figuras claves de la historia guatemalteca de la segunda mitad del siglo XX y alcanzó su cúspide tras el golpe de Estado que, patrocinado por la CIA estadounidense, derrocó al Gobierno progresista del presidente Jacobo Árbenz Guzmán.

 

Era conocido, y siempre presumió de ello, como “la voz de la liberación”, como eufemísticamente denominaba la ultraderecha guatemalteca a la invasión de tropas iniciada en Honduras bajo el mando del coronel Carlos Castillo Armas, que puso fin a un periodo, 1944-1954, conocido en este país centroamericano como la primavera democrática.

Conservó, hasta el final de sus días, un disco de acetato con los mensajes que, en su voz de locutor profesional, los rebeldes enviaban a la población para que se sumara a la conspiración contra un Gobierno tachado por el Departamento de Estado norteamericano de “comunista”.

De ese periodo, Sisniega Otero y su entonces correligionario inseparable, Mario Sandoval Alarcón, recién retornado de España, hacían un parangón, con ribetes de sainete, entre la “liberación” y la Guerra Civil española y promovían desfiles imitando los gestos de los falangistas. Uno y otro tenían los escritos de José Antonio Primo de Rivera en su mesa de noche y a Francisco Franco como héroe indiscutible.

Leonel Sisniega nunca se desvinculó de la política, aunque no cabría calificar sus métodos de ortodoxos. En más de una ocasión tocó la puerta de despachos militares para promover golpes de Estado, o fue consultado por los uniformados sobre cómo llevarlos a cabo. Cuando alguna asonada fracasaba, solía comentar entre amiguetes: “Si yo hubiera formado parte de la conspiración, estaríamos en el palacio”.

El último golpe de Estado codirigido por este conspirador vocacional ocurrió el 23 de marzo de 1982, cuando un grupo de oficiales jóvenes derrocó al Gobierno corrupto y sanguinario de Romeo Lucas García y colocó al frente del Estado al inefable general Efraín Ríos Montt, que encabezó una sangrienta dictadura entre 1982 y 1983 y que en la actualidad se encuentra en arresto domiciliario acusado de crímenes contra la humanidad.

La carrera política de Leonel Sisniega contempla la fundación de partidos políticos de extrema derecha, como el Movimiento de Liberación Nacional (MLN), el Movimiento Democrático Nacionalista (MDN) o el Partido de Unificación Anticomunista (PUA). Al frente de estos dos últimos aspiró, sin éxito, a la presidencia de Guatemala. Sí logró, sin embargo, un escaño en el Congreso de los Diputados en un par de legislaturas.