Los líderes chinos pactan el relevo generacional en secreto lejos de Pekín

Los dirigentes, retirados en un enclave vacacional costero, mantienen reuniones de cara al congreso del que saldrá la nueva cúpula del partido el próximo otoño

Los líderes chinos se han retirado durante unos días al enclave vacacional costero de Beidaihe para celebrar una serie de encuentros a puerta cerrada en los que se prevé que tengan lugar duras negociaciones para definir la composición del Comité Permanente del Politburó que saldrá del congreso quinquenal del Partido Comunista Chino (PCCh), que tendrá lugar en otoño.

La reunión veraniega ha cobrado especial importancia este año, ya que está en juego el proceso de relevo generacional en la cúpula del partido, en un momento marcado por la ralentización de la economía y las luchas internas en el PCCh. Se prevé que siete de los nueve miembros del Comité Permanente del Politburó, el máximo órgano de poder del país, se retiren en el congreso y que el actual vicepresidente chino, Xi Jinping, sustituya al presidente, Hu Jintao, en la secretaría general del partido. Si se cumple el guion, Xi será nombrado presidente del país en marzo del año que viene durante la sesión anual del Parlamento, y Li Keqiang, actual viceprimer ministro, sucederá en la jefatura del Gobierno a Wen Jiabao.

El vicepresidente Xi Jinping será nombrado presidente del país

En la reunión preparatoria que tiene lugar en Beidaihe, un centro vacacional situado en la costa del mar de Bohai, en la provincia de Hebei, participan, además del propio Xi, otros líderes como Li Yuanchao, Liu Yandong y Ling Jihua, según ha informado la prensa oficial. Todos ellos serán promocionados en el congreso, según diversas informaciones.

Los preparativos del XVIII congreso del PCCh se han visto sacudidos este año por el mayor escándalo político que vive China desde las luchas intestinas durante las protestas a favor de la democracia en la plaza de Tiananmen, en el año 1989. Bo Xilai, secretario del partido en la municipalidad de Chongqing y miembro del Politburó, ha sido expulsado de sus cargos, bajo sospecha de estar implicado en “graves violaciones de disciplina”, al mismo tiempo que su esposa, Gu Kailai, ha sido acusada del asesinato de un empresario británico, Neil Heywood, que era amigo de la familia. Heywood fue encontrado muerto en la habitación de un hotel en Chongqing en noviembre pasado. El juicio de Gu está previsto para este jueves. La agencia oficial Xinhua ha asegurado que existen evidencias “irrefutables y sólidas” de que Gu y Zhang Xiaojun, un empleado de la familia, envenenaron a Heywood. Bo Xilai —uno de los políticos más ambiciosos y carismáticos de China— era un claro candidato a entrar en el Comité Permanente del Politburó. Según sus partidarios, ha sido víctima de una purga.

La cúpula del partido ha reunido a 60 expertos en un centro vacacional
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Xi Jinping ha convocado también en Beidahe a más de 60 expertos, entre ellos “científicos punteros en tecnología de la defensa, renombrados profesores, artistas, trabajadores, profesores de pueblo, médicos en las zonas rurales y astronautas”, como muestra de “reconocimiento y recompensa por su trabajo” y para escuchar sus sugerencias “sobre los programas de recursos humanos del país”, según la prensa china.

Beidaihe es conocido como sede de importantes reuniones y lugar de retiro de líderes chinos, lejos del calor del verano pequinés, para discutir en secreto y más tranquilos sobre las estrategias de gobierno. Una práctica que comenzó Mao Zedong y fue seguida por sus sucesores. Hu Jintao interrumpió su carácter anual después de llegar al poder en 2002 porque, entre otros motivos, consideraba que era demasiado extravagante para un partido que intentaba trasladar una imagen de mayor transparencia y preocupación por las desigualdades sociales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS