Tropas sirias entran en Líbano y bombardean la zona fronteriza

Cientos de personas huyen de las ciudades ante el recrudecimiento de los combates Al menos 131 personas fallecieron este sábado debido a la violencia

Soldados del ejército sirio controlan una calle en Damasco, el 20 de julio.
Soldados del ejército sirio controlan una calle en Damasco, el 20 de julio.STR (EFE)

Tropas sirias han entrado en territorio libanés y han bombardeado la zona fronteriza de Al Yura, en el este del Líbano, donde también registraron distintas viviendas, según han dicho fuentes policiales libanesas a la agencia Efe.

La unidad siria, compuesta por 20 soldados, irrumpió en Al Yura, ubicada cerca de la localidad fronteriza de Qaa, en el valle oriental de la Bekaa, y estuvo allí de manera temporal hasta su posterior retirada.

Este tipo de incursiones de las fuerzas sirias se han vuelto habituales desde el inicio de la rebelión contra el presidente sirio, Bachar el Asad, en marzo de 2011.

La situación de seguridad en el Líbano se ha deteriorado en los últimos meses, en los que ha habido secuestros, ataques de las fuerzas sirias al otro lado de la frontera y enfrentamientos armados entre detractores y seguidores de Al Asad en la ciudad septentrional libanesa de Trípoli.

Los rebeldes ganan control de un tercer puente fronterizo

Los rebeldes sirios han capturado un tercer puente fronterizo entre Siria y Turquía, según anunció un portavoz de la oposición. "El Ejército libre sirio ha ganado el control del puente de Bab el Salam", ha dicho Ahmed Zaldan a Reuters. Los insurgentes mantienen bajo su control Bab el Hawa y Jarabius, también en la frontera con Turquía, al noroeste de Siria. Un representante del Gobierno turco confirmó la afirmación de los rebeldes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Bab el Salam opera como un punto de tráfico comercial entre Turquía y la ciudad siria de Alepo, la segunda más importante del país, y donde se han registrado algunos de los combates más intensos en los últimos días.

Las batallas por las dos principales ciudades de Siria se ha intensificado este fin de semana.  Los rebeldes sirios han iniciado una ofensiva contra el Ejército cerca de la sede de Inteligencia del régimen sirio en la ciudad de Alepo, según informan residentes. Mientras, los militares han iniciado un bombardeo sobre tres barrios de la capital, Damasco, entre ellos Barzeh, asediado por las fuerzas de élite de la Cuarta División del Ejército de Siria. Ante esta ofensiva, los rebeldes se han visto obligados a retirarse de sus posiciones ganadas a lo largo de la semana en el barrio damasceno de Mezze. En medio de la violencia, cientos de familias huyen de Alepo ante el redoblamiento de los combates entre Ejército y rebeldes. 

Al menos 131 personas fallecieron el sábado, según fuentes activistas. Los Comités de Coordinación Local, una organización radicada en Siria, ha contabilizado 131 "mártires", de los cuales 18 eran soldados desertores y 11 eran niños. La provincia de Homs (oeste) ha registrado el mayor número de víctimas mortales, 34. En Damasco y los barrios periféricos, 28 personas han perecido, siete más que en la provincia de Idlib (noroeste).

Más de 16.000 personas han perdido la vida en la ola de violencia que sacude Siria desde el inicio de los levantamientos contra el Gobierno de Bachar el Asad en marzo del año pasado, según Naciones Unidas, si bien la oposición denuncia que dicha cifra supera ya los 19.000. Debido a la ausencia de periodistas internacionales sobre el terreno, estas cifras aportadas por las organizaciones activistas son difícilmente verificables.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS