Los países occidentales urgen a buscar una vía para que cese la violencia en Siria

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, afirma que el Consejo de Seguridad de la ONU no puede apoyar una "revolución" La ONU pospone a este jueves una votación del Consejo de Seguridad sobre el país árabe

Agencias
Vilnius / Berlín / Moscú / Washington -
El secretario de Estado de Defensa, Leon Panetta, escucha a su homólogo británico, Philip Hammond, en una rueda de prensa conjunta hoy en Washington.
El secretario de Estado de Defensa, Leon Panetta, escucha a su homólogo británico, Philip Hammond, en una rueda de prensa conjunta hoy en Washington.JIM WATSON (AFP)

El atentado perpetrado este miércoles contra la sede de la Seguridad Nacional siria, en el centro de Damasco, que ha matado a varios miembros de la cúpula de la seguridad del régimen del presidente Bachar el Asad, entre ellos el ministro de Defensa, Daud Abdelá Rajha, y su viceministro, el general Assef Shawkat, ha suscitado numerosas reacciones a escala internacional.

El Consejo de Seguridad de la ONU, que tenía previsto votar este miércoles un borrador de resolución para renovar el mandato de sus 300 observadores en Siria y establecer sanciones contra el régimen de El Asad, ha pospuesto su votación a este jueves, según han anunciado los embajadores ruso y británico ante Naciones Unidas, Vitali Churkin y Mark Lyall Grant. La decisión se ha tomado a petición del enviado de la ONU en Siria, Kofi Annan. Los miembros del Consejo de Seguridad quieren aprovechar este aplazamiento para acercar posturas sobre Siria, después del atentado de hoy.

Horas antes, el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, y la canciller alemana, Angela Markel, habían urgido el Consejo de Seguridad a acordar con urgencia una resolución para poner fin a la violencia y preparar el futuro del país.

Hague ha asegurado que Siria está entrando en una situación de caos, y que el Consejo de Seguridad de la ONU debe aprobar una resolución que favorezca la creación de un Gobierno de transición que integre a opositores. El ministro ha subrayado, sin embargo, que esa resolución no debe crear las condiciones para una intervención militar como la que ayudó a derrocar al expresidente libio, Muamar Gadafi, el año pasado.

Merkel ha llamado todos los Estados de la comunidad internacional a colaborar para poner fin a la violación de los derechos humanos, y avanzar en el proceso político.”

El ministro ruso de exteriores, Sergei Lavrov, dice que Rusia no apoyará una revolución en la ONU
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los ministros de Defensa de Estados Unidos y de Reino Unido, Leon Panetta y Philip Hammond, han afirmado que la situación en Siria se está "descontrolando", en una rueda de prensa común en el Pentágono.

“Es una situación que se está descontrolando rápidamente y, por ello, es muy importante que trabajemos con los demás países para ejercer la mayor presión posible sobre El Asad con el fin de que abandone el poder y permita una transición pacífica”, ha afirmado Panetta, cuya opinión ha sido respaldada por su homólogo británico.

El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, ha condenado el “terrorismo” tras el atentado. “El Gobierno francés, aun sin conocer las circunstancias de este atentado, siempre ha condenado el terrorismo. Dicho esto, teniendo en cuenta el grado de violencia alcanzado en Damasco, es necesario y urgente buscar una transición política que permita al pueblo sirio tener un Gobierno que exprese sus aspiraciones”, ha declarado Fabius ante los senadores franceses.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, uno de los principales apoyos del régimen sirio, ha advertido de que la aprobación de sanciones contra el Gobierno del país en el Consejo de Seguridad de la ONU supondría apoyar directamente a los rebeldes que luchan para derrocar a El Asad, algo que no puede hacer.

Se está desarrollando “la batalla por la capital, la batalla decisiva”, ha declarado Lavrov a un grupo de periodistas en Moscú. “Aprobar una resolución en este contexto supondría apoyar directamente al movimiento revolucionario. Si estamos hablando de una revolución, el Consejo de Seguridad de la ONU no tiene nada que hacer aquí”, ha señalado.

“En vez de calmar a la oposición, algunos socios están fomentando una escalada mayor. Es una política de callejón sin salida para apoyar a la oposición. El Assad no se marchará por su propia voluntad y nuestros socios occidentales no saben qué hacer”', ha añadido.

El primer ministro ruso, Vladímir Putin y su homólogo turco, Recep Erdogan, que se han reunido hoy en Moscú, han dado una rueda de prensa al cabo de su reunión, en la que han aludido brevemente a la situación en Siria.

El régimen sirio “mata sin piedad a sus ciudadanos”, ha declarado Erdogan, antes de recordar la responsabilidad de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU en la situación en el país árabe.

Putin se ha felicitado, por su parte, del “apoyo turco a las decisiones tomadas en Ginebra”, donde la comunidad internacional había coincidido sobre la necesidad de una transición política en Siria.

El borrador de resolución que votará la ONU este jueves se basa en el Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, que permite al Consejo de Seguridad aprobar una serie de medidas que van desde sanciones, tanto diplomáticas como económicas, hasta la intervención militar. Se espera que Rusia y China, dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, veten ese texto.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS