Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Damasco confirma la deserción de su embajador en Irak

Nawaf al Fares es el primer diplomático sirio en desertar desde el inicio del conflicto

El diplomático ha pedido al Ejército que siga sus pasos y vuelva sus armas contra los represores

El exembajador de Siria en Bagdad, Nawaf al Fares
El exembajador de Siria en Bagdad, Nawaf al Fares REUTERS

El embajador de Siria en Irak, Nawaf al Fares, ha abandonado este miércoles su puesto, según ha confirmado hoy el Ministerio sirio de Asuntos Exteriores. Es el primer cargo diplomático sirio en desertar desde el principio del conflicto entre el Gobierno de Bachar el Asad y la oposición hace 16 meses.

“El Ministerio sirio de Asuntos Exteriores declara que Nawaf al Fares ha sido depuesto de sus funciones y ya no mantiene ninguna relación con nuestra embajada en Bagdad ni con el ministerio. La embajada de Irak seguirá cumpliendo con sus funciones habituales”, ha comunicado el Gobierno.

Al Fares, que, según el ministro iraquí de Exteriores, se encuentra en Qatar, ha denunciado la represión ejercida por el régimen contra la población, y ha llamado al Ejército a seguir sus pasos, y a integrar inmediatamente las fuerzas de la oposición. “Declaro que me uno desde este momento a las filas de la revolución del pueblo sirio”, ha afirmado en un vídeo colgado en internet. “Les pido a los miembros del Ejército que se unan a la revolución y que defiendan al país y a los ciudadanos. Volved vuestras armas contra los criminales del régimen”, ha proclamado.

También ha pedido a los miembros del partido Baaz, que gobierna Siria, que se aleje del régimen al que ha acusado de usar el partido como “herramienta para reprimir al pueblo y sus aspiraciones de libertad y dignidad.”

Un diplomático iraquí ha asegurado a la agencia France Presse que Al Fares ha entregado una carta al ministerio de Asuntos Exteriores iraquí. “Ellos (los oficiales iraquíes) se van a reunir mañana (jueves). Van a discutir la posibilidad de mandarlo a otro país”, ha explicado.

Estados Unidos no ha podido confirmer la deserción de Al Fares, pero el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney ha declarado: “Se ha producido un importante número de deserciones de alto nivel estos días, y sólo son la punta el iceberg.”

Es el segundo golpe al régimen sirio en una semana, después de la deserción del general Manaf Tlass, un oficial de la Guardia Republicana —milicia encargada de proteger al régimen y de reprimir a la oposición— el pasado 5 de julio. Manaf Tlass es hijo de Mustafá Tlass, de 72 años, que durante 32 años (1972-2004) fue ministro de Defensa del país. Es, además, miembro de una familia suní muy próxima a la familia El Asad.

Más información