Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las riadas matan a más de un centenar de personas en el sur de Rusia

Las fuertes lluvias han causado la mayoría de víctimas en una zona del interior

También han afectado a dos zonas de veraneo y campamentos infantiles cerca del mar Negro

Un total de 150 personas han perecido este sábado en el sur de Rusia, víctimas de las riadas e inundaciones que se han producido a consecuencia de torrenciales lluvias en el territorio de Krasnodarsk. El desastre afecta sobre todo a tres distritos de esta región, dos de ellos en la costa del mar Negro (la localidad de veraneo de Gelendzhik y el puerto de Novorossisk) y otro interior (la ciudad de Krymsk, de 60.000 habitantes y sus alrededores). Esta última zona es la más afectada por las riadas, con 123 víctimas mortales, según la policía.

Según la versión oficial, las causas de la catástrofe fueron las lluvias torrenciales, pero en Krymsk, el distrito más afectado, la desgracia podría tener como principal origen la apertura de las compuertas de un embalse próximo, según explicó por teléfono desde la región un portavoz de la organización Vigilancia Ecológica del Cáucaso del Norte. Según esta fuente, las autoridades habrían dejado salir el agua del embalse en la noche del viernes al sábado por temor a que este se desbordara. El resultado fue, siempre según las fuentes, que la tromba de agua se precipitó sobre la ciudad de Krymsk.

Las riadas matan a más de un centenar de personas en el sur de Rusia

Se da la circunstancia de que Krasnodarsk, con su costa marítima, es una de las zonas de veraneo más frecuentadas de Rusia y está plagada de campamentos infantiles de verano. El servicio Gazeta.ru cita el testimonio de Bogdán Tolchek, que en su blog escribe: “En Krymsk por la noche dejaron salir el agua del embalse. No avisaron a la gente. La mitad de la ciudad fue cubierta por el agua. Pereció mucha gente”.

Por su parte, Polina Morozova, una vecina de Krymsk, manifestaba que había comenzado a caer el viernes por la tarde una torrencial lluvia y en un momento dado “se formó una enorme ola, que en un remolino se desplazó por toda la ciudad”. “La tromba se llevó casas enteras y camiones”. “Por la noche hubo tal tromba de agua, que se llevó el asfalto de cuajo. La gente está anonadada. Dicen que nadie les advirtió de las inundaciones. Encontramos algunas calles, en las que yacen los cadáveres de la gente”, manifestó la enviada especial del Noveno Canal Irina Kizilbasheva.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >