España se queda sin cargos en el BCE y el fondo de rescate

Juncker confía en revalidar su mandato al frente del Eurogrupo

Herman van Rompuy (izquierda) habla con Martin Schulz, presidente del Europarlamento.
Herman van Rompuy (izquierda) habla con Martin Schulz, presidente del Europarlamento.b. langlois (AFP)

Triple carambola de cargos en las instituciones europeas y un claro perdedor: España. Tras la marcha de Javier Solana hace tres años como Alto Representante de la Política Exterior y de José Manuel González-Páramo hace un mes del consejo del Banco Central Europeo (BCE), España se queda con una presencia mínima en la sala de mandos de Europa.

El Gobierno de Mariano Rajoy, que ya había aceptado como un mal menor la pérdida de un asiento en el máximo órgano de gobierno del Eurobanco, aspiraba al menos a que Belén Romana obtuviera la presidencia del fondo de rescate europeo, que a partir del próximo mes se convertirá en el instrumento permanente llamado Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede). Pese a que la canciller alemana, Angela Merkel, había dado su visto bueno a la candidatura de Romana, sus posibilidades parecen ahora mínimas.

Aún no es oficial, pero varias fuentes confirmaban ayer que el baile de cargos será mínimo. El alemán Klaus Regling, con amplia experiencia como economista en la Comisión y en el Fondo Monetario Internacional, dirige ahora el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y probablemente se hará cargo del mecanismo permanente cuando entre en vigor el 9 de julio, según altos cargos europeos citados por la agencia Reuters. Jean-Claude Juncker continuará compatibilizando el cargo de primer ministro luxemburgués con la presidencia del Eurogrupo (el organismo que reúne a los ministros de Finanzas de la zona euro). Y el luxemburgués Yves Mersch se sentará en el asiento que González-Páramo dejó vacío en Fráncfort.

Incluso aunque hubiera obtenido la presidencia del Mede (un puesto con escaso poder ejecutivo), España habría salido perdiendo al quedarse sin el importantísimo puesto de consejero del BCE. Pero ahora la situación es peor, porque ni siquiera se queda con el premio de consolación.

De confirmarse estos nombramientos, Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión y comisario de Competencia, sería el único español en la primera línea decisoria de la UE. Una portavoz del Gobierno español señaló que en la reunión de ayer no se abordó este asunto, pero otras fuentes aseguran que los líderes de la zona euro tomarán hoy mismo la decisión.

Wolfgang Schäuble, el poderoso ministro de Finanzas alemán, aspiraba a hacerse con la también poderosa presidencia del Eurogrupo. La propuesta no era muy del agrado del presidente francés, François Hollande, que incluso coqueteó con la idea de lanzar la candidatura de su ministro de Finanzas y mano derecha, Pierre Moscovici.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Todo apunta a que finalmente los líderes tirarán por la calle de en medio y mantendrán a Juncker, que encadenaría así su cuarto mandato al frente de un organismo que lidera desde 2005. Algunos analistas no descartan que Juncker abandone el puesto antes de finalizar el mandato de dos años y medio que está a punto de comenzar. Schäuble tendría así vía libre para sustituirle.

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS