Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollande y Sarkozy conmemoran juntos el fin de la Segunda Guerra Mundial

El homenaje a los caídos es el primer acto de Estado del socialista electo

El socialista François Hollande, presidente electo de Francia y el conservador Nicolas Sarkozy, aún jefe del Estado galo, participan en un acto de homenaje a los caídos por Francia y en conmemoración del armisticio que puso fin a la II Guerra Mundial. Ampliar foto
El socialista François Hollande, presidente electo de Francia y el conservador Nicolas Sarkozy, aún jefe del Estado galo, participan en un acto de homenaje a los caídos por Francia y en conmemoración del armisticio que puso fin a la II Guerra Mundial. EFE (Pool)

El presidente electo de Francia, François Hollande, y el presidente saliente, Nicolas Sarkozy, rindieron este martes homenaje de manera conjunta a los caídos en la II Guerra Mundial, en una ceremonia celebrada en el Arco de Triunfo de París.

Sarkozy, que había invitado al acto a Hollande, saludó al presidente electo, que le venció el pasado domingo en las elecciones presidenciales, y ambos guardaron silencio ante la tumba del soldado desconocido.

Posteriormente, un coro militar masculino entonó el himno nacional francés, La Marsellesa, mientras Hollande y Sarkozy lo escuchaban bajo el arco central del monumento en la plaza de L'Étoile de la capital gala.

Los dos firmaron posteriormente en el Libro de Oro del monumento, Sarkozy bajo el título de presidente de la República y el socialista electo como "señor François Hollande", según mostraron las cámaras de televisión que transmitieron la ceremonia.

Momento en el que el presidente Sarkozy y el electo Hollande firman en el libro de condolencias.

Ambos saludaron a los miembros del Gobierno en funciones francés, a las autoridades locales y a representantes del Ejército, y posteriormente se acercaron a saludar a los ciudadanos que se habían congregado para asistir a la ceremonia.

Sarkozy prolongó durante unos metros su paseo por la avenida de los Campos Elíseos para estrechar la mano de la gente, mientras el presidente electo se disponía a abandonar el lugar.

"Es el sentido de mi presidencia, quiero unir", declaró Hollande a los periodistas antes de partir en un automóvil y en alusión al símbolo que significa que los dos políticos compartieran protagonismo en el acto .