Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EE UU 2012

La Casa Blanca rompe filas sobre la legalidad del matrimonio homosexual

El vicepresidente Joe Biden apoya públicamente las uniones homosexuales

Barack Obama, en plena campaña de reelección, se mantiene al margen

Joe Biden, la semana pasada, en Washington.
Joe Biden, la semana pasada, en Washington. AFP

Mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que se halla en plena campaña de reelección, evita pronunciarse abiertamente sobre el matrimonio homosexual, manteniendo que sus opiniones al respecto están “en evolución”, al menos tres miembros de su Gobierno han roto filas y se han manifestado abiertamente a favor de ese tipo de uniones. El domingo lo hizo el vicepresidente Joe Biden y el lunes ha seguido su ejemplo el secretario de Educación, Arne Duncan.

El del colectivo homosexual es un apoyo que ambas campañas tratarán de disputarse en unas elecciones que los analistas y los sondeos prevén reñidas. La semana pasada, Richard Grenell, un asesor del candidato republicano Mitt Romney en política internacional, dejó su puesto por las presiones recibidas al saberse que era homosexual y apoyaba el matrimonio entre personas del mismo sexo. Romney negó haberle presionado para que se marchara.

Estoy completamente a gusto con la idea de que hombres casados con hombres y mujeres casadas con mujeres disfruten de los mismos derechos"

Joe Biden

Normalmente, el voto gay ha tendido a favorecer a los candidatos demócratas. Ningún presidente en activo, sin embargo, ha apoyado sin ambages el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ni siquiera Obama, quien oficialmente está en contra de esas uniones. En las navidades de hace dos años, sin embargo, dijo en una entrevista de televisión que su opinión al respecto “está evolucionando”.

Su vicepresidente, conocido por su franqueza en asuntos políticamente delicados, ha ido mucho más lejos este domingo. “Estoy completamente a gusto con la idea de que hombres casados con hombres y mujeres casadas con mujeres disfruten de los mismos derechos que los demás, incluidos los derechos y las libertades civiles”, dijo en una entrevista en NBC. Biden se convirtió así en el miembro del ejecutivo de mayor rango en apoyar la igualdad de derechos para los gais.

Hoy ha seguido su ejemplo Duncan, el secretario de Educación, en otra entrevista, en el canal informativo MSNBC. Ante la pregunta de si creía que el matrimonio gay debe ser legal a nivel federal en EE UU, respondió con un escueto “sí”. Siguen ambos el ejemplo de Shaun Donovan, secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, que en noviembre se pronunció a favor de las uniones entre personas del mismo sexo. Esas declaraciones recientes, sin embargo, no han provocado una respuesta similar en el Despacho Oval o en los estrategas de la campaña electoral de Obama.

Valores tradicionales en las urnas

Los electores de Carolina del Norte decidirán este martes si añaden una enmienda a su constitución según la cual se definiría el matrimonio no sólo como el enlace exclusivo de un hombre y una mujer, sino además como la única unión doméstica válida en ese Estado. De ese modo,se ilegalizarían a la vez los matrimonios gais y cualquier tipo de unión civil alternativa al casamiento tradicional. El caso es que en Carolina del Norte ya hay una norma que ilegaliza el matrimonio gay, pero los grupos conservadores quieren ver esa prohibición incrustada en la carta magna del Estado, un cometido en el que han recibido el apoyo de líderes religiosos como el evangelista Billy Graham. Por su parte, el expresidente Bill Clinton ha apoyado a los grupos de defensa del matrimonio gay, al grabar un mensaje telefónico, que se ha reproducido este lunes en 500.000 llamadas, en el que vaticina que una enmienda de ese calado afectará negativamente a la imagen de Carolina del Norte y, en consecuencia, a los ingresos procedentes del turismo.

Jay Carney, el portavoz del presidente en la Casa Blanca, dijo este lunes que no tenía nada nuevo que añadir sobre las opiniones del presidente respecto a ese asunto. “El presidente es la única persona adecuada para describir sus opiniones personales. Fue él quien dijo que sus opiniones al respecto están cambiando y no tengo nada más que añadir”, explicó en conferencia de prensa.

El estratega jefe de la campaña de Obama, David Axelrod, dijo que las opiniones de Biden están en consonancia con las de su jefe. “Son totalmente consistentes, ya que ambos opinan que las parejas que están casadas deben disfrutar de los mismos derechos y las mismas libertades”, dijo Axelrod este lunes en una conferencia telefónica, en la que además criticó a Romney por haber dado dinero a la Iglesia Mormona, que a su vez invirtió millones de dólares en ilegalizar las uniones gays en California en 2008.

El matrimonio gay ha sido legalizado en ocho Estados de EE UU -Massachusetts, Connecticut, Iowa, Maine, New Hampshire, Vermont Nueva York y Maryland- y el Distrito de Columbia, pero carece de validez a nivel federal porque lo prohíbe una ley de 1996, aprobada por los republicanos, ratificada por Bill Clinton y conocida como Ley de Defensa del Matrimonio.