Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asignaturas pendientes de una región

Los países latinoamericanos crecen y han rebajado el nivel de pobreza, pero siguen aquejados por la desigualdad, la alta inflación y el proteccionismo

Un policía vigila la playa frente al Hotel Hilton en Cartagena de Indias (Colombia), donde se hospedará Obama. Ampliar foto
Un policía vigila la playa frente al Hotel Hilton en Cartagena de Indias (Colombia), donde se hospedará Obama. EFE

No queda duda de que Latinoamérica vive una etapa emergente que contrasta con el declive de Europa. Pero en el subcontinente quedan muchas asignaturas pendientes: conflictos entre gobiernos y empresas, entre Estados y dentro de los propios países.

  • Pobreza y desigualdad. Pese a que Latinoamérica redujo la pobreza y la desigualdad en la década pasada, todavía casi un tercio de los latinoamericanos, más de 174 millones de personas, carecen de los ingresos necesarios para cubrir sus necesidades básicas (alimentación, educación, sanidad, vestimenta, transporte). Por lo menos 73 millones de ellos ni siquiera tienen lo mínimo para comer. La región sigue siendo la más desigual del mundo y sus países más equitativos están a la altura de los menos igualitarios de Asia. Precisamente la desigualdad es el caldo de cultivo para el crimen y el conflicto social, dos de los desafíos crecientes en diversos países de Latinoamérica como México o Perú. Uno de los desafíos concretos para reducir la inequidad radica en elevar la baja recaudación de impuestos, que alcanza el 19,2% del PIB, frente al 33,8% de media en países desarrollados.
  • Contagio europeo. Un empeoramiento de la crisis de la eurozona puede afectar directamente al comercio, la inversión y el sistema financiero de varios países latinoamericanos. Además, puede tener un impacto en China, que a su vez es uno de los principales destinos de las exportaciones de materias primas latinoamericanas y cuya demanda resulta clave para mantener altos los precios de estos productos, sobre todo los minerales.
  • Inflación. Argentina y Venezuela son los países con más inflación de la región, pero en casi todos se repiten las quejas de los usuarios por los aumentos de los precios de los alimentos y, en especial, de los combustibles.
  • Desindustrialización. Algo positivo como el ingreso de capitales a la región también implica sus riesgos porque aprecia las monedas locales y desalienta así la producción de bienes industriales y de servicios exportables. En casi todos los países de Latinoamérica, con las excepciones de Argentina y Uruguay, el sector manufacturero ha perdido peso relación con el PIB en la década de los 2000. En cambio, la producción de bienes primarios, sobre todo minerales e hidrocarburos, ha ganado peso, pero sus precios han sido volátiles en el largo plazo y quizá algún día se apacigüen sus actuales niveles boyantes.
  • Inversión real. Latinoamérica batió el año pasado su récord de captación de inversión extranjera (138.000 millones de dólares), pero aún invierte poco en infraestructuras, construcción y maquinaria. Muchos de los capitales llegan para comprar empresas y no a emprender nuevos proyectos. Latinoamérica invierte el equivalente al 22,9% del PIB, frente al 35% en Asia-Pacífico. La inversión en infraestructura alcanza el 2% del PIB, frente al 8% del este de Asia.
  • Conflictos comerciales. Unos 40 países de todo el mundo, incluidos los de la Unión Europea, EE UU, México y Panamá, presentaron el mes pasado quejas contra Argentina por sus restricciones a la importación. Colombia, Chile y Perú se sumaron a estas protestas. Argentina también ha pedido a México una revisión de su acuerdo de libre comercio de automóviles coches. Pero antes que Buenos Aires ya Brasilia había pedido al Gobierno de Felipe Calderón suspender por tres años un convenio similar. Los países de Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) también elevarán las tarifas aduaneras a 100 productos importados. Puertas adentro del bloque, Uruguay se queja de las barreras argentinas y brasileñas. Además de los conflictos comerciales, diversos Gobiernos se han enfrentado en los últimos años con petroleras extranjeras, desatando sospechas de inseguridad jurídica. Este es el caso de Bolivia, Ecuador y Venezuela. Ahora la disputa ha llegado a Argentina y a su principal empresa, YPF, controlada por Repsol.
  • Menor margen fiscal. En caso de que se produjera otra crisis mundial, Latinoamérica cuenta con menos ahorro fiscal para practicar una política anticíclica como la que aplicó ante la Gran Recesión de 2008. Asimismo, los países con alta inflación también disponen de una menor capacidad de reacción para estimular la economía que hace cuatro años, ya que los tipos de interés se encuentran ahora en niveles menores. La prima de riesgo sobre el bono de EE UU de la deuda de Venezuela es de 968 puntos básicos y la de Argentina asciende a 946, mientras que Ecuador está en 819, Brasil está en 188, Colombia en 150, México y Perú en 171 y Chile en 150.