Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los enfrentamientos entre milicias se recrudecen en el oeste de Libia

Los choques entre grupos armados bereberes y árabes en la región de Zuara dejan 14 muertos

Milicianos de Zuara disparan una batería antiaérea este martes, en los enfrentamientos contra los grupos armados de Yamil y Regdaline.rn
Milicianos de Zuara disparan una batería antiaérea este martes, en los enfrentamientos contra los grupos armados de Yamil y Regdaline. AFP

Al menos 14 personas han muerto este miércoles en los choques entre milicias en el oeste de Libia, que se prolongan por cuarto día consecutivo sin que el Gobierno interino haya sido capaz de lograr un alto el fuego. Los combates enfrentan a grupos armados de etnia bereber, de la ciudad de Zuara, con milicias árabes de las localidades de Yamil y Regdaline. La región se encuentra en la zona costera, a medio camino entre Trípoli, la capital, y la frontera con Túnez. Tras la caída de Muamar el Gadafi, hace seis meses, las tensiones han ido en aumento entre los bereberes de Zuara, que apoyaron la rebelión, y sus vecinos, que permanecieron leales al régimen durante el conflicto.

El Consejo Nacional de Transición (CNT), anunció hoy que había enviado una delegación a la zona para "calmar la situación y resolver los problemas", que comenzaron cuando un grupo de milicianos de Zuara fue detenido al entrar en la población de Yamil. A raíz de la intervención del CNT, los hombres fueron liberados y se llegó a un acuerdo para poner fin a las hostilidades. Sin embargo, las milicias de Zuara reiniciaron poco más tarde las hostilidades. Según algunos testigos, unas columnas de humo podían verse en la zona, y se escuchaba el estallido de misiles Grad y baterías antiaéreas.

"Ahora mismo la situación se ha calmado, pero no sabemos qué va a pasar después", explica Yunis Elfunes, cirujano del hospital de Zuara. "Los combates están siendo muy intensos". La semana pasada, los enfrentamientos entre tribus en Sebha, al sur del país, dejaron más de un centenar de muertos.

Los choques entre milicias son constantes desde la caída de Gadafi. En la mayoría de los casos, la violencia es resultado de una mezcla de venganzas históricas, la gran cantidad de armas en circulación debido a la guerra y la falta de una autoridad central fuerte. Desde octubre el CNT se ha mostrado incapaz de controlar a las numerosas milicias que imponen su ley en el país.