Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Estos fanáticos rompen cualquier lógica de actuación policial”

Un experto español dice que la orden de coger vivo a Merah condicionó el plan

Un carpintero tapia la ventana del piso de Mohamed Merah. Ampliar foto
Un carpintero tapia la ventana del piso de Mohamed Merah. AFP

 “La opción de los grupos especiales del RAID, al intentar capturar vivo a este individuo, ha sido buena y acertada”, afirma un comisario español que formó parte del equipo directivo montado en el cerco a la vivienda de Leganés (Madrid) donde estaban varios autores de la matanza de los trenes del 11-M, en 2004. “La única pega que yo pondría, aunque no tengo los detalles técnicos, es por qué no lanzaron contra él gases sedantes”, añade. Y concluye: “El problema es que este tipo de fanáticos rompen los esquemas de cualquier lógica policial y es muy difícil saber cómo actuar correctamente”.

Los RAID (Research, Assistance, Intervention, Deterrence) aguantaron muchas horas y mantuvieron el cerco a la vivienda del barrio Côté Pavée de Toulouse porque los mandos políticos y policiales querían apresarle vivo. “Eso, sin duda, condicionó todo el operativo. Querían detenerle vivo para interrogarle y sacarle toda la información que tuviera. Por eso no actuaron de forma más expeditiva”, comenta un experto antiterrorista del Cuerpo Nacional del Policía.

Todas las fuentes consultadas coinciden en que el método de cortar el agua y la luz a la vivienda es el correcto y el habitual en estos casos. Se trata de acogotar al terrorista para mermar su resistencia y hacerle depender, en cierta medida, de los sitiadores. También consideran correctos los disparos y las explosiones, destinados a “hacerle ver que no tiene ninguna salida”. Esas estratagemas suelen dar resultado con delincuentes comunes, pero no con fanáticosterroristas “dispuestos a todo”.

Uno de los presuntos errores que en Francia se atribuye a sus comandos especiales es el intento de entrar en el piso derribando la puerta con un ariete, en vez de usar explosivos para demoler la puerta y las paredes. Sin embargo, un agente de los GEO españoles considera que provocar una voladura también entraña graves riesgos, sobre todo si existía el temor de que eso hiciera saltar por los aires un hipotético polvorín en poder del terrorista.

Ante el encastillamiento de Mohamed Merah, que claramente no estaba dispuesto a rendirse, los agentes tuvieron que hacer “un asalto progresivo”, una técnica que consiste en tomar habitación a habitación, en lugar de hacerlo en tromba. El agente de los GEO considera acertada esta técnica. En un caso normal, el delincuente probablemente habría optado por refugiarse en una habitación y allí habría sido cercado y reducido.

¿Qué sucedió en Toulouse? Amaury de Hautecloque, el propio jefe del RAID, lo ha contado: “Es la primera vez en mi vida que veo que alguien se lanza al asalto de los asaltantes”. Es decir, rompió los esquemas de la lógica policial y se lanzó contra los 15 integrantes del RAID.“El enfrentamiento armado duró demasiado... Y no acabo de entender por qué”, reflexiona otro miembro de los GEO españoles. Precisamente en ese episodio es donde él intuye que pudo haber algún error policial. Quizás la explicación esté en que los primeros policías que se enfrentaron a Merah, cumpliendo la orden tajante de cogerle vivo, no llevaban en ese momento armas letales.