Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama: "Si yo tuviera un hijo se parecería exactamente a Trayvon Martin"

“Todos debemos reflexionar para entender cómo puede llegar a ocurrir algo así”, dijo el presidente.

El presidente norteamericano Barack Obama durante sus declaraciones esta mañana en la Casa Blanca.
El presidente norteamericano Barack Obama durante sus declaraciones esta mañana en la Casa Blanca. EFE

El presidente de Estados Unidos Barack Obama pidió esta mañana que se investigue “a fondo” la muerte del joven afroamericano Trayvon Martin por el disparo de un vigilante voluntario en Sanford, Florida, el pasado 26 de febrero. Obama calificó el suceso como “una tragedia”.

“Creo que cualquier padre norteamericano entenderá por qué es absolutamente indispensable que investiguemos todos y cada uno de los aspectos del caso”, dijo Obama. El presidente también pidió a todas las autoridades locales, estatales y federales que unan sus esfuerzos para determinar lo ocurrido. “Mi mensaje es para los padres de Trayvon Martin. Si yo tuviera un hijo, se parecería exactamente a él”.

La muerte del adolescente ha provocado un debate racial en Estados Unidos con numerosas manifestaciones en todo el país. La noche del jueves más de 8.000 personas asistieron a la convocatoria en Sanford, donde falleció Martin. Horas antes, el jefe de policía de la localidad había presentado su dimisión “temporal” hasta que se esclarezcan los hechos. El agente Bill Lee dirigía una investigación dentro del departamento para determinar por qué se había puesto en libertad al autor confeso del disparo que mató a Martin, a pesar de que él mismo, como jefe de policía, firmó su puesta en libertad.

Los padres de la víctima acudieron el jueves por la noche a la concentración celebrada en Sanford en solidaridad con la víctima y sus familiares y para exigir la acusación formal contra Zimmerman, que todavía no ha recibido ningún cargo. Sybrina Fulton y Tracy Martin declararon ante miles de personas que la dimisión de Lee “no era suficiente”.

“Creo que tienen razón al esperar que nosotros, como americanos, nos tomemos lo sucedido con la seriedad que se merece para llegar al fondo de lo ocurrido”, declaró Obama. El mandatario también aseguró que debía ser cauto para no interferir con la investigación que está llevando a cabo el Departamento de Justicia.

Obama se refirió también a la ley estatal de Florida, una de las más permisivas del país en materia de posesión de armas y que podría haber beneficiado a Zimmerman al prohibir a los agentes de policía arrestar al sospechoso basándose en las evidencias que tenían en ese momento. “Todos debemos reflexionar para entender cómo puede llegar a ocurrir algo así”, dijo el presidente.

En la noche del 26 de febrero, Martin visitaba a unos amigos de su padre cuando salió a una tienda cercana. No iba armado. Compró gominolas y un refresco y volvió a salir a la calle de vuelta a la vivienda. Al verle, Zimmerman llamó a la policía y declaró que había un "tío realmente sospechoso" en el vecindario. El vigilante contestó que el sospechoso se acercaba a él y que era afroamericano. Cuando decidió acercarse a Martin, el agente le dijo que "no era necesario" porque la policía estaba en camino.

Norton Bonaparte, concejal jefe de Sanford, argumentó esta semana en una carta que la ley estatal garantiza la inmunidad de Zimmerman si es denunciado criminalmente por el uso de la fuerza, por lo que los abogados de la familia de Martin, el fiscal general del estado o el Departamento de Justicia -cualquiera de las partes que pueden presentar la acusación- deberán demostrar que los disparos de Zimmerman no estaban justificados. Sin embargo, no hay consenso sobre si esta ley sería aplicable en el caso de la muerte de Martin, ya que Zimmerman reconoció a la policía que perseguía al adolescente y no al revés.

La legislación estatal también concede a los ciudadanos la libertad de actuar en defensa propia incluso antes de intentar rehuir una amenaza. De ser formalmente acusado de asesinato, Zimmerman debería demostrar que actuó en defensa propia, pese a que diversos testigos aseguran haber escuchado al joven llorar y gritar pidiendo ayuda justo antes de oír el disparo -una de las llamadas a la policía por parte de una vecina podría respaldar su declaración-, el vigilante reconoció estar persiguiendo a Martin, no al revés, y el informe de la policía estableció esa noche que se trata de “una muerte innecesaria para prevenir un acto ilegal”, ya que Zimmerman asumió que Martin era una amenaza para el vecindario.

El archivo policial contiene la declaración del agente en la que describe que Zimmerman siempre siguió sus órdenes tras admitir haber disparado contra Martin, que éste se encontraba boca abajo en el suelo y que el vigilante tenía la espalda mojada, con restos de césped “como si hubiera estado tumbado” y que sangraba por la nariz. Desde que el agente fuera llamado a atender el suceso hasta que certificó la muerte de Martin habían pasado 13 minutos.

El Departamento de Justicia anunció el pasado lunes que abría una investigación independiente tanto de los hechos de la noche del 26 de febrero como la actuación del departamento de policía de Sanford. El próximo 10 de abril, el estado de Florida llevará el caso ante un gran jurado, que determinará si abre diligencias contra Zimmerman.