Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

"La coalición de gobierno está rota"

Gerd Langguth, biógrafo de Angela Merkel, explica que el frágil pacto de la CDU y los liberales "aguantará hasta el amargo final de la legislatura"

El politólogo Gerd Langguth será uno de los observadores sin voto en la Asamblea Federal de hoy. Como veterano militante democristiano (CDU) y antiguo diputado en el Bundestag, el profesor de la Universidad de Bonn se ha hecho un nombre como experto en la CDU y, sobre todo, como biógrafo de la canciller Angela Merkel. La designación de Gauck como candidato fue un revés para la canciller, que tuvo que ceder ante sus socios liberales del FDP después de haberse opuesto a Gauck durante dos días. Pero Langguth detectó pronto una “victoria secreta” de la canciller, confirmada después por las encuestas. La popularidad de Merkel sigue por las nubes y la CDU lidera todos los sondeos. Ahora bien, “la relación entre Merkel y el FDP está hecha añicos”. El Gobierno “aguantará hasta el amargo final” en 2013, pero hoy CDU y SPD votarán juntos por Gauck “como adelanto de los que podría pasar en las elecciones generales”.

Si, como indican las encuestas, el SPD y Los Verdes no logran la mayoría en 2013, “la salida más obvia es la gran coalición”. La meta política de Merkel “es debilitar cualquier mayoría que no cuente con la CDU”. En caso de que lo logre, “el rumbo de los socialdemócratas señala hacia un pacto con la CDU”. Langguth recurre a veces a la ironía cuando se le pide que explique las intenciones de Merkel, “quién las previera”. Pero enseguida describe a la canciller como “persona sin ideología”. Estima que los alemanes aprecian esta cualidad (o falta de ella) como un reflejo de su prudencia. “La gente considera que sus cambios de opinión son un reconocimiento implícito de que se ha hecho algo mal”. Entonces, se corrige. Así en el caso de Gauck. Es el candidato más popular, “pero era poco conveniente para la CDU”. Merkel cambió de parecer y permitió así “que sea posible lo que la gente quiere". Su habilidad para hablar la última, cuando todos se han desgañitado profiriendo opiniones dispares, confiere a sus decisiones “algo de salomónico”.

El politólogo define a la canciller como una "persona sin ideología"

En cuanto a las relaciones de la canciller con el futuro presidente, Langguth no cree “que vaya a haber grandes fricciones, al contrario”. El “único problema será que es mejor orador que la propia canciller”. El viejo predicador de 72 años tiene mejores recursos retóricos que la doctora en físicas. También hay precedentes, como el caso del canciller Helmut Kohl y el presidente Richard von Weizsäcker. La gran superioridad oratoria del segundo “no fue un problema para nadie”. Merkel se avino a Gauck tras una muy tensa negociación con los liberales sobre la que trascendió que Merkel llegó a perder los nervios. Langguth duda que perdiera su proverbial flema, pero entiende “que se enfadara con el súbito cambio de tercio de los liberales”. Era necesario mantener las filas cerradas ante la inminente votación sobre el segundo paquete de ayudas a Grecia, a finales de febrero. Merkel reconoció “el riesgo sobre la coalición y tuvo que apoyar a Gauck por los riesgos europeos”. Un desacuerdo entre liberales y democristianos habría tenido consecuencias imprevisibles sobre el Grecia y sobre la estabilidad de la moneda única. A diferencia de la elección del presidente, esta era “una cuestión clave que permitiría a Merkel ejercer su liderazgo en Europa”.

Las encuestas indican que el FDP no entrará en el Parlamento regional de Renania del Norte Westfalia y “parece que tampoco lo va a conseguir en Sarre ni en Schleswig-Holstein”, las otras dos elecciones previstas este año. El declive podría ser fatal para el partido.