Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los candidatos gastaron nueve millones en el supermartes

El favorito, Mitt Romney, ha invertido mucho más que los otros candidatos

El candidato en las primarias presidenciales, Mitt Romney, el martes en Boston.
El candidato en las primarias presidenciales, Mitt Romney, el martes en Boston. AFP

El dinero no está siendo un problema para ganar elecciones en estas primarias del Partido Republicano. El gasto combinado de los candidatos y sus grupos políticos afines de cara al pasado supermartes superó los 12 millones de dólares (nueve millones de euros), más de la mitad invertidos por el empresario Mitt Romney, que tiene una fortuna estimada de 250 millones de dólares y a quien le está resultando difícil librarse de la imagen de millonario ajeno a los problemas cotidianos de la ciudadanía afectada por la crisis económica.

En total, desde que comenzaron las primarias, Romney, Rick Santorum y Newt Gingrich, los tres principales candidatos, y sus grupos políticos afines, han gastado más de 61 millones de dólares en anuncios. De nuevo, es Romney quien supera con creces a todos los demás. Su campaña y su grupo político asociado, Restore Our Future, han invertido en publicidad 43,9 millones de dólares, sobre todo en Michigan y Ohio. Ese elevado gasto contrasta notablemente con lo que el candidato promulga en sus mítines, en los que promete medidas de austeridad y formas de acabar con el despilfarro en la administración pública.

Aunque existen ciertos límites al dinero que pueden recaudar los candidatos por sí mismos, gracias a una decisión del Tribunal Supremo de 2010, los llamados Grupos de Acción Política (PAC, por sus siglas en inglés) pueden amasar y gastar tanto dinero como deseen, siempre que no se coordinen directamente con las campañas electorales. De ese modo, y dada su amistad con el empresario de casinos Sheldon Adelson, que financia su PAC, Gingrich ha conseguido gastar en total 11,5 millones de dólares, 4,5 más que Santorum, a pesar de haber ganado solo dos elecciones.

Santorum, que juega con esa desventaja, trata de convertirla en un motivo más de crítica política a Romney. “No se pueden comprar las elecciones. Las elecciones se deberían ganar”, dijo recientemente en un mitin en Dayton. “Aquí en Ohio, el gobernador Romney ha gastado 12 veces más que yo en publicidad”, añadió posteriormente.

Era una exageración. El gasto de Romney y Restore Our Future en Ohio fue de 4,21 millones, y el de Santorum y sus PAC asociados, Red White and Blue Fund y el grupo antiabortista Susan B. Anthony List fue de 1,19 millones. En realidad, el gobernador de Massachusetts gastó 3,5 veces más que su contrincante en aquel Estado. Tampoco es una cifra desdeñable. Y finalmente, y aunque sólo fuera por un 1% de los votos, parece que le sirvió para ganar en el que hasta ahora ha sido el Estado más preciado de la contienda.

Más información