La victoria en Georgia, imprescindible para Newt Gingrich

Gingrich apelará al voto más conservador para acumular el mayor número posible de delegados

El candidato presidencial Newt Gingrich ofrece un discurso en Ohio, hace tres días.
El candidato presidencial Newt Gingrich ofrece un discurso en Ohio, hace tres días.MARIO TAMA (AFP)

La pugna entre Rick Santorum y Mitt Romney en Ohio centra toda la atención de este supermartes, cuando diez Estados eligen a su candidato en las primarias del Partido Republicano. Sin embargo, será en el sur del país, en Georgia, donde una victoria de Newt Gingrich también puede ayudar a redibujar el mapa electoral.

Gingrich es el favorito para hacerse con la mayoría de los 76 delegados que estarán en juego esta noche en Georgia, a pesar de que ha perdido su papel de alternativa a Romney en favor de Santorum. De momento, los sondeos le dan una ventaja de entre 10 y 26 puntos, por delante siempre de Romney. Si no lo consigue, muchos apuntan a que sus posibilidades de seguir adelante quedarían seriamente mermadas, pero Gingrich confía en que el regreso de las primarias al sur le ayuden a mantener la candidatura.

“Hablemos claro, tengo que ganar en Georgia para seguir teniendo credibilidad en esta competición”, afirmó el candidato el pasado jueves. Gingrich ha invertido allí toda una semana para asegurar su victoria, sin hacer campaña en Oklahoma ni Tennessee, otros Estados en los que podría arañar, como mínimo, algunos delegados. Tras ganar en Carolina del Sur a finales de enero, el aspirante prometió disputar la candidatura a Romney “hasta el final”, pero puede que esa decisión también dependa de los resultados en Georgia este martes y en Alabama la semana que viene.

Gingrich confía en obtener en Georgia, el Estado que ya representó en el Congreso durante 20 años, una victoria imprescindible para conservar sus opciones. Las encuestas dan al candidato cerca del 40% de los votos, por delante de Romney, sin embargo, los ciudadanos no han demostrado la misma confianza en el candidato cuando se trata de disputar la presidencia a Barack Obama. Según una encuesta reciente de la organización Maxon-Dixon, el electorado de Georgia cree que Romney, con un 39% de apoyos, tiene mejores posibilidades de derrotar al presidente, frente a un 30% que prefiere a Gingrich.

El candidato ha garantizado durante todo el fin de semana que no se retirará. “Competimos en Tennessee, Ohio, Oklahoma y en otros Estados. Vamos a ganar delegados en varios sitios y la semana siguiente vamos a ganar en Alabama y Mississippi y tendremos opciones también en Kansas”, declaró en el programa “This Week” de la cadena ABC. De momento, Gingrich ya ha hecho campaña en Alabama, adelantándose al calendario de primarias.

Más información
Santorum pelea por su supervivencia este martes
Los candidatos republicanos pelean por la joya política de Ohio
Todas las claves del 'supermartes'
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El que fuera portavoz de la Cámara de Representantes durante el segundo mandato del expresidente Bill Clinton apelará al voto más conservador para acumular el mayor número posible de delegados. En los últimos días ha recuperado los ataques contra Barack Obama, al que critica de ceder ante la amenaza iraní y de poner en riesgo el precio de la gasolina en Estados Unidos. “Mi esperanza es llegar a este verano como el candidato que mejor puede derrotar a Obama”, afirmó Gingrich este domingo.

Desde que comenzaran las primarias, el candidato ha logrado recaudar en Georgia unos 800.000 dólares (unos 600.000 euros) para su campaña, aunque sigue por debajo de las donaciones a la candidatura de Romney, que ha acumulado 1.2 millones de dólares en el Estado, un argumento que ha utilizado para atacar a su más directo contrincante y todavía favorito.

“Romney no puede convertir toda su ventaja financiera, sus seis años haciendo campaña, sus 40 millones de dólares en donaciones ni el hecho de que haya gastado diez veces más que ningún otro candidato, porque hay cantidad importante de mentiras en su campaña”, dijo Gingrich durante su entrevista en el programa “Face the Nation” de la cadena CBS.

Georgia ayudará a definir el verdadero ganador del supermartes. Si Romney vence en Ohio, el triunfo de Gingrich en su Estado natal tendrá menos importancia, pero si Santorum le roba a Romney el Estado más relevante de la noche, Romney habrá desaprovechado más de 100 valiosos delegados -entre Ohio y Georgia- y verá encoger aún más su imagen la imbatible que ha intentado construir hasta ahora.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS