Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL PAÍS, vetado en Marruecos por publicar extractos de un libro sobre el rey

Es la segunda vez que el periódico es censurado en tan solo diez días

El diario EL PAÍS del domingo pasado ha sido censurado hoy en Marruecos, según confirmó a este periódico Mustafá el Khalfi, ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno. El Khalfi fue hasta principios de enero el director del diario islamista marroquí At Tajdid.

EL PAÍS hizo el domingo una pre publicación del libro Le Roi prédateur (El Rey depredador) escrito por los periodistas franceses Éric Laurent y Cathérine Graciet sobre el auge de las empresas vinculadas a la familia real marroquí y el enriquecimiento de Mohamed VI. Publicado por la editorial Le Seuil, el libro se pondrá a la venta en Francia el 1 de marzo.

Las dos páginas dedicadas a la pre publicación recogían el arranque del libro en el que se describe el tren de vida del monarca y de la corte con datos ya conocidos porque han sido, en buena medida, desvelados estos últimos años por la propia prensa marroquí. De ahí que la prohibición del periódico haya sorprendido a las webs informativas marroquíes que se han hecho eco de ella.

A lo largo de sus 216 páginas el libro contiene, sin embargo, algunas revelaciones inéditas sobre la introducción en bolsa del grupo empresarial Addoha, del que algunos se aprovecharon gracias al uso de información privilegiada, o la caída en desgracia de Khalid Oudghiri, el que fue el banquero más poderoso de Marruecos. Ambos periodistas aseguran que propuso un plan para desvincular las empresas del rey de la economía marroquí. Oudghiri fue condenado en ausencia a 15 años de cárcel.

Es la segunda vez en diez días que las autoridades marroquíes prohíben la distribución de EL PAÍS. El periódico del 16 de febrero también fue censurado por publicar, en su edición del 16 de febrero, una pequeña caricatura de Mohamed VI con, entre sus manos, la llave de la nueva Constitución marroquí.

Los colaboradores del ministro El Khalfi señalaron entonces que la decisión se había tomado en aplicación del código de la prensa porque el dibujo atentaba contra la figura del monarca. EL PAÍS reprodujo esa caricatura porque era una de las que había colocado en Facebook Walid Bahoman, de 18 años, que el 16 de febrero fue condenado a un año de cárcel y a 10.000 dirhams de multa (950 euros) por atentar contra la figura del soberano.

Desde que, a principios de enero, se formó en Marruecos un Ejecutivo mayoritariamente islamista, media docena de publicaciones francesas han sido también censuradas. Los semanarios políticos L’Express y Le Nouvel Observateur y el católico Le Pélerin no pudieron distribuirse porque reproducían el rostro de Dios o de Mahoma, algo vetado por el islam. Las demás publicaciones francesas fueron prohibidas por atentar contra la moral y las buenas costumbres.

Un puñado de ejemplares de EL PAÍS entran a diario en Tetuán de contrabando y se venden solo en el zoco de la ciudad a 10 dirhams (47 céntimos de euros). Proceden de los barcos que enlazan Algeciras con Ceuta a cuyos pasajeros se reparten. Esos ejemplares sí se pusieron a la venta.

Más información