La violencia empaña la toma de posesión del nuevo presidente de Yemen

Un atentado suicida de Al Qaeda causa 26 muertos en el sureste del país Obama ve en Abdo Mansur Hadi "el comienzo de un prometedor capítulo" tras un año de revueltas

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha afirmado este sábado que la llegada al poder del nuevo líder yemení, Abdo Rabo Mansur Hadi, representa "el comienzo de un prometedor capítulo" en el país árabe. Pero esta nueva etapa nace marcada por la violencia: poco después de la toma de posesión de Hadi como presidente, un atentado suicida atribuido a Al Qaeda ha causado al menos 26 muertos en el sureste del país.

En un comunicado distribuido por la Casa Blanca, el mandatario estadounidense asegura haber conversado por teléfono con el nuevo gobernante árabe para felicitarle por su nombramiento. "Bajo el liderazgo del presidente Hadi, Yemen tiene el potencial de servir como modelo de cómo pueden ocurrir las transiciones pacíficas cuando el pueblo resiste la violencia y se une bajo una causa común", declaró Obama.

Así, indicó el presidente estadounidense, "este mes millones de yemeníes han votado por un nuevo presidente y el comienzo de un prometedor nuevo capítulo en la historia de Yemen". No obstante, advirtió de que "queda mucho trabajo por hacer". Por ello, aseguró, EEUU "seguirá siendo un aliado firme de Yemen" en el proceso de transición. Washington "apoyará al pueblo yemení en sus esfuerzos para forjar un futuro más brillante para su país".

Entre los pasos que Yemen debe dar a partir de ahora, como parte del acuerdo político que ha permitido la transición y que Hadi releve en el poder a Alí Abdalá Saleh, este país debe convocar un diálogo nacional incluyente, reformar su Constitución, reorganizar sus servicios militares y de seguridad y celebrar elecciones parlamentarias y presidenciales para 2014, recordó Obama. "Es una agenda ambiciosa, pero con la determinación demostrada en el último año, los yemeníes han demostrado que pueden lograrla", aseguró el presidente.

El nuevo presidente yemení tomó hoy posesión del cargo en la sede del Parlamento. Con su juramento, Hadi pone fin, tras un año de revuelta popular, a más de tres décadas de mandato de Alí Abdalá Saleh. Ante representantes de todas las fuerzas políticas, Hadi hizo un llamamiento a la unidad de los yemeníes y advirtió de que "el caos es una probable alternativa para el país" si fracasa este proceso de transición.

Poco después de que Hadi prestara juramento, un atentado con camión bomba que causó la muerte a al menos 26 soldados de una unidad de élite junto a un palacio presidencial en Mukalla, en la provincia de Hadramut (sureste), apuntaló estos temores en un país castigado por un año de división política y el repunte de los ataques de Al Qaeda en la Península Arábiga. El atentado fue reivindicado por la célula yemení de la organización terrorista.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El nuevo jefe del Estado yemení, único candidato a los comicios celebrados el pasado martes, fue elegido por el 99,8% de los votantes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS