Francia y Malí denuncian “ejecuciones sumarias” por parte de los rebeldes tuareg

El ministro francés de Cooperación señala que los métodos “se parecen” a los utilizados por Al Qaeda

El ministro francés de Cooperación, Henri de Raincourt, conversa con el presidente malí, Amadou Toumani Touré, en Bamako, capital de Malí.
El ministro francés de Cooperación, Henri de Raincourt, conversa con el presidente malí, Amadou Toumani Touré, en Bamako, capital de Malí. HABIBOU KOUYATE (AFP)

Los ataques de grupos independentistas tuareg en el norte de Malí han ido acompañados por “ejecuciones sumarias” de decenas de militares y civiles el pasado 24 de febrero en la ciudad de Aguelhok (al nordeste del país), según el ministro francés de cooperación, Henri de Raincourt, y el Ejército malí.

Raincourt no ha precisado quiénes son los responsables de estas ejecuciones, pero ha señalado que “algunos afirman que los métodos se parecen a los utilizados por Al Qaeda”.

Según ha señalado una fuente cercana al informe de la investigación de la matanza a France Presse, “en total han muerto 82 personas, todos militares”, mientras que el Gobierno de Malí asegura que también fueron ejecutados civiles.

“Algunas personas fueron estranguladas, otras simplemente fusiladas”, ha dicho el jefe de la dirección de información y relaciones públicas de Malí, el coronel Idrissa Traoré, y ha añadido que las ejecuciones solo pueden haber sido cometidas “por esas gentes” de Al Qaeda del Magreb Islámico.

Más información
La guerra civil del desierto
Rebeldes tuareg atacan tres ciudades al norte de Malí

El Gobierno de Bamako afirma desde los primeros enfrentamientos que entre las filas de los tuaregs se encuentran "elementos" terroristas, lo que los propios independentistas rechazan tajantemente. Hasta ahora, además, Francia había asegurado “no tener ningún indicio” de relaciones entre Al Qaeda y la rebelión nómada. 

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Los enfrentamientos que tuvieron lugar en Aguelhok han provocado el desplazamiento de unas 4.000 personas, según Cruz Roja Internacional, que envió una delegación a la ciudad para evaluar la situación y distribuir alimentos.

El norte de Malí es escenario de ataques de independentistas tuareg que tratan de “liberar” la región de Azawad, considerada la cuna de los nómadas. El conflicto se remonta a los años sesenta, cuando se independizó el país, pero se ha reanudado el pasado 17 de enero con la aportación de centenares de milicianos que trabajaban en Libia, muchos a favor del depuesto coronel Muamar el Gadafi. Los nómadas volvieron equipados de armamento proveniente de los cuarteles del exlíder libio. 

Más de 50.000 personas del norte de Malí han tenido que abandonar sus casas el último mes. Cruz Roja calcula que hay al menos 30.000 desplazados internos y 20.000 refugiados en los países vecinos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS