Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El crimen toma las calles de San Salvador de Bahía en plena huelga policial

Al menos 59 personas han sido asesinadas en los últimos días en medio del caos

Dos cadáveres yacen en las calles de San Salvador de Bahía.
Dos cadáveres yacen en las calles de San Salvador de Bahía. REUTERS

La situación de caos y violencia que reina en la bella San Salvador de Bahía, capital de uno de los Estados más importantes de Brasil, está ganando el pulso a la ciudad en plena huelga policial en demanda de mejoras salariales. Reina el miedo tras el asesinato ya de 59 personas, según los datos de la edición online diario Folha de Sâo Paulo. Entre las últimas víctimas mortales se encuentra el policía João Carvalho Filho, de 48 años, cuyo cadáver ha aparecido con 15 tiros en la cabeza. Las fuerzas de seguridad aún no saben cuántas personas participaron en el crimen ni tienen pistas sobre su identidad.

En otro de los sucesos más escalofriantes de las últimas horas, una mujer ha muerto a tiros en medio a una refriega mientras daba de mamar a su hijo. Además de la Fuerza Nacional enviada por el Gobierno de Brasilia, hoy tropas del Ejército vigilaban el famoso Pelourinho, el centro histórico de San Salvador, uno de los puntos más visitados de Brasil por el turismo internacional.

La mayoría de los comercios han permanecido cerrados y muchos bahianos han abandonado la ciudad con dirección a la playa. El Ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, ha anunciado desde San Salvador que ha pedido que las cárceles de máxima seguridad puedan abrir sus puertas a algunos de los policías huelguistas que, pese al rechazo del Gobierno de Dilma Rousseff, llevan en paro desde hace cinco días.

La mayoría de los comercios han permanecido cerrados y muchos bahianos han abandonado la ciudad

El gobernador del Estado de Bahia, Jacques Wagner, una de las figuras más destacadas del Partido de los Trabajadores (PT), actualmente en el Gobierno de Brasilia, se ha mostrado intransigente al diálogo con los policías, a los que considera “criminales”, mientras que los huelguistas insisten en que solo pondrán fin a la huelga a través de la “negociación”.

El Ejército enviará a otros 2.000 hombres este domingo en un intento de devolver la seguridad a los ciudadanos aterrorizados por la ola de violencia. El Gobierno central hace esfuerzos para que no haya un enfrentamiento sangriento entre las fuerzas del orden y los policías en huelga, ya que Bahía es uno de los puntos claves y estratégicos del Partido de los Trabajadores.