Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un líder europeísta gana las primera vuelta de las presidenciales en Finlandia

El ultraconservador Tino Soini sufre un gran varapalo y pierde el impulso de las legislativas

El candidato del partido conservador Kokoomus, Sauli Niinistö, tras conocer los resultados.
El candidato del partido conservador Kokoomus, Sauli Niinistö, tras conocer los resultados.

El candidato del partido conservador Sauli Niinstö, exministro de Economía, de 63 años, tiene claras opciones de llegar a la presidencia de Finlandia y convertirse así en el primer conservador que accede a la jefatura del Estado en más de medio siglo. Su victoria en la primera vuelta de las presidenciales consagra también el ascenso de la derecha moderada, que ya obtuvo el primer puesto en las elecciones legislativas del pasado abril.

Con la totalidad de los votos escrutados, el europeísta Niinistö ha logrado el 37% de los apoyos. El candidato de los Verdes, Pekka Haavisto, con el 18,8%, se ha alzado con la segunda plaza. Ambos disputarán la segunda vuelta electoral el próximo 5 de febrero.

En tercer lugar ha quedado el euroescéptico exministro de Exteriores Paavo Väyrynen, del Partido del Centro, con el 17,5% de los sufragios. Pero el dato más reseñable de los comicios es el mal resultado del partido de extrema derecha Auténticos Finlandeses, liderado por Timo Soini, que dio la sorpresa en las parlamentarias de abril. En los comicios celebrados este domingo Soini ha debido conformarse con el 9,4% de los votos, lo que supone la pérdida de la mitad de los sufragios obtenidos hace diez meses. Los resultados también suponen un varapalo para la socialdemocracia, que durante 30 años ha ostentado la presidencia del país: el ex primer ministro Paavo Lipponen ha obtenido solo el 6,7% de los votos y pierde casi un tercio del electorado socialdemócrata.

Los resultados de los centros urbanos fueron los últimos en contabilizarse y eso ha podido favorecer a Haavisto, cuyo mensaje ha calado entre jóvenes y progresistas. El político verde, que ha desarrollado su campaña sin ocultar su homosexualidad —su pareja, un ecuatoriano de 33 años, ha intervenido activamente en la misma—, es exministro de Medio Ambiente y ha protagonizado a la sombra de Martti Ahtisaari —expresidente del país y Nobel de la Paz— una meritoria carrera diplomática. Analistas del diario Helsingin Sanomat ya anticipaban antes de conocerse los resultados que una segunda vuelta entre Niinistö y Haavisto sería una contienda muy reñida.

El europeísta Niinistö meditó mucho presentarse a las elecciones. Lo hizo en el último momento, para desesperación de muchos de sus correligionarios. Niinistö fue presidente del Partido Conservador finlandés (Kokoomus) y vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones. En la actualidad ostenta la presidencia honoraria del Partido Popular europeo.

Niinistö, a diferencia de muchos de los políticos de los países nórdicos, entró tardíamente en política. Con 40 años era un jurista más en un tribunal de apelaciones de provincia. Sus primeros pasos en política estuvieron marcados por la tragedia. En 1995, cuando hacía campaña para el Parlamento, su esposa falleció en un accidente de coche. Niinistö se volcó en criar a sus dos hijos. En la Navidad de 2004 de nuevo le golpeó la tragedia. Se encontraba de vacaciones en Indonesia cuando se produjo el tsunami. Niinistö y sus dos hijos salvaron la vida milagrosamente. 

Durante sus ochos años como ministro de Economía, el país fue víctima de serios ajustes económicos que se tradujeron en recortes sustanciales a los sectores más débiles.