La oposición siria culmina su proceso de unificación contra El Asad

El acuerdo supone un paso decisivo en la lucha contra el régimen Los observadores de la Liga Árabe alertan de la presencia de francotiradores La Cruz Roja denuncia el deterioro de la situación

Manifestación antigubernamental en Idlib.
Manifestación antigubernamental en Idlib.REUTERS

Los dos principales polos de oposición al régimen de Bachar el Asad, el Consejo Nacional Sirio (CNS) y el Comité Nacional por el Cambio Democrático (CNCD), han acordado unir sus fuerzas con el fin de constituir una alternativa sólida de cara a una eventual transición en Siria.

El pacto, firmado el viernes por la tarde en El Cairo, supone un paso decisivo en el proceso de aglutinar a la fragmentada oposición siria y define “los principios de la lucha democrática para el periodo de transición”, según un comunicado del CNCD. El mismo texto agrega que es necesario “proteger a los civiles por todos los medios legales” –-. Ambos bloques rechazan “toda intervención militar que atente contra la soberanía y la independencia del país”, para aclarar que “la árabe no es considerada como una intervención extranjera”.

El documento será presentado mañana de manera oficial ante la Liga Árabe, organismo que ha enviado observadores a Siria sobre la violencia contra civiles. La misión sobre el terreno ha expresado su "preocupación" sobre la presencia de francotiradores, informa la agencia de noticias alemana, DPA, que recoge el testimonio de alguien próximo a la delegación de la Liga: "Los observadores vieron a los francotiradores con sus propios ojos en Douma", un barrio de Damasco. En un vídeo difundido por la oposición se ve a un observador de la Liga que afirma: "Si los francotiradores no se van en 24 horas, se tomarán medidas". Efe ha recogido la versión de un funcionario sirio, Ahmed Haj Ali, en la que matiza las declaraciones del observador y asegura que lo que vio no eran francotiradores, sino "fuerzas de seguridad que se encuentran sobre el terreno para mantener el orden en el país".

El Comité Internacional de Cruz Roja ha denunciado hoy que la situación de los civiles sirios se está deteriorando, en particular la de los enfermos y los heridos que no tienen acceso a la asistencia sanitaria. “La gente tiene más miedo para buscar ayuda médica en cualquier lugar, así que tienen que ser selectivos por su propia seguridad", ha dicho a Voice of America Hicham Hassan, portavoz para Oriente Próximo del organismo internacional.

Los dos grupos opositores consideran que la transición en Siria solo comenzará “con la caída del régimen”. La violencia de la represión –la ONU estima que desde febrero han muerto unas cinco mil personas- ha contribuido a la unión de la oposición siria, fragmentada y con posturas ideológicas muy diversas.

El proceso para agrupar a las fuerzas opositoras empezó a consolidarse en junio, cuando se reunieron en la ciudad turca de Antalya cientos de delegados de la oposición en el exilio. Más tarde, se constituyó el Consejo Nacional Sirio que, a principios de diciembre, se alió en un frente político con el Ejército Libre de Siria, una milicia formada por oficiales y soldados desertores del Ejército sirio, que dirige el coronel Riad al Asad.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS