Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Obama ya le ha declarado culpable”

Daniel Ellsberg, el activista que reveló los 'papeles del Pentágono', critica el trato dispensado a Bradley Manning

Un revelador de secretos apoyaba ayer públicamente a otro. Ayer, a las puertas de Fuerte Meade, no lejos de la capital de Estados Unidos, mientras el magistrado Paul Almanza ponía punto y final a la vista previa del juicio a Bradley Manning, Daniel Ellsberg criticaba el trato que ha dispensado el Gobierno al soldado. Ellsberg es un viejo conocido de los activistas de la información de Estados Unidos, desde que en 1971 publicara los llamados papeles del Pentágono, en los que quedaba claro que las Administraciones de los presidentes John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson habían mentido a la ciudadanía sobre las vicisitudes de la guerra de Vietnam.

De la era de Vietnam a la de Irak y Afganistán, el veterano activista acusaba al Gobierno norteamericano de seguir manipulando a la opinión pública. “Según lo que ha dicho el abogado de Manning hoy [por ayer], es posible que le ofrezcan al acusado un acuerdo a cambio de que incrimine a Julian Assange”, apuntó Ellsberg. “Barack Obama dijo públicamente que Bradley Manning había violado la ley y que era culpable... Sería absurdo no llegar a la conclusión de que cualquier consejo de guerra no se vería influido por esas alegaciones por parte del comandante en jefe del Ejército”.

En abril, en una visita a California, y cuando pensaba que no les estaban grabando, Obama le dijo a un grupo de activistas: “Si yo fuera a revelar esas cosas, información que no debería revelar, estaría violando la ley... Este es un país de leyes. No deberíamos tomar decisiones individuales sobre cómo funciona la ley... Él violó la ley”. A Ellsberg, como a otros activistas, le irrita notablemente que Obama dijera aquello antes de que se celebrara juicio alguno.

El caso de Ellsberg ha abierto esperanzas para los partidarios de Manning. Al fin y al cabo a él se le sentó en el banquillo en 1973. Cuando se supo que el Gobierno le había espiado de forma ilegal, el juez desestimó los cargos. Pero entre ambos hay una gran diferencia. Ellsberg no era soldado, y Manning lo es y lo seguirá siendo mientras dure el juicio y a lo largo de la posible sentencia. Sus fiscales y sus jueces son, todos, miembros de las Fuerzas Armadas.

Más información