Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado italiano aprueba el plan de ajuste del Gobierno Monti

La Cámara alta ha ratificado, por 257 votos a favor y 41 en contra, la reforma de 30.000 millones de euros mediante una moción de confianza

El presidente del Gobierno italiano Mario Monti, hoy en el Senado
El presidente del Gobierno italiano Mario Monti, hoy en el Senado AP

El Senado italiano ha aprobado hoy de modo definitivo el plan de ajuste de 30.000 millones de euros del primer ministro, Mario Monti. Por 257 votos a favor y 41 en contra, la Cámara alta ha ratificado el texto de la reforma mediante una moción de confianza planteada por el Ejecutivo para acelerar el trámite, después de que el plan fuera ya aprobado por la Cámara de los diputados el pasado viernes.

El llamado decreto Salva-Italia será finalmente ley antes de nochebuena, tras ser sancionado por el presidente de la República, Giorgio Napolitano. Se trata de la primera reforma de calado promovida por el Gobierno tecnócrata desde que llegara al poder a mediados de noviembre, tras la dimisión de Silvio Berlusconi.

El duro plan de ajuste, presentado por Monti para salir de la crisis de la deuda que ha sacudido Italia, ha recibido el apoyo del Pueblo de la Libertad (la formación de Berlusconi) y del Partido Democrático y el llamado Tercer Polo de centroderecha, aunque han insistido en que había cosas que se podrían haber mejorado en este plan de ajuste. Han votado en contra el partido Italia de los Valores y la Liga Norte, que ha asegurado que este plan de ajuste es "un robo" y ha afirmado que con este decreto "han alargado la agonía de Italia", según ha explicado el portavoz de los independentistas en el Senado, Federico Bricoló.

El portavoz de Italia de los Valores ha destacado que este plan es "desequilibrado y depresivo", durante su intervención en la Cámara Alta antes de la votación. Por su parte, Monti ha advertido que "no hay crecimiento sin disciplina financiera" y ha explicado que "el aumento de los impuestos es, por desgracia, necesario", aunque ha precisado que el Gobierno ha intentado que los impuestos se centren "en los patrimonios" para que "participen en el esfuerzo de apoyar la economía italiana".

Además, ha insistido en la necesidad de intervenir "en poco tiempo" sobre las liberalizaciones, que en un principio fueron introducidas en el decreto de austeridad del Ejecutivo que se votará este jueves, pero que finalmente "fueron eliminadas". "Hemos hecho todo lo posible para finalizar el decreto en sólo dos semanas" ha puntualizado. Monti ha recordado también que el Gobierno actuará en una segunda fase "sobre el mercado laboral", que requiere "un mayor diálogo con las fuerzas sociales", por lo que ha anunciado que se establecerá "una agenda estructurada de encuentros temáticos con los sindicatos".

Medidas de ahorro

La votación de hoy en el Senado supone la segunda cuestión de confianza a la que se somete con éxito el Gobierno tecnócrata tras su investidura, después de que hiciera lo mismo el pasado viernes en la Cámara de los Diputados para acelerar los trámites de aprobación del plan, pues este recurso permite evitar el debate de las enmiendas.

El plan de ajuste incluye medidas de ahorro y recaudatorias, entre las que destacan un retraso de la edad de jubilación (a 62 y 66 años en 2012 para mujeres y hombres), así como la reintroducción del impuesto de bienes inmuebles sobre la primera vivienda y su extensión a la segunda y tercera, y el aumento del IVA a partir de septiembre del 21 al 23 %. El texto congela además las pensiones a partir de los 1.400 euros mensuales e instaura una tasación del 0,4 % para los capitales evadidos que pudieron ser regularizados durante el mandato de Berlusconi gracias a una amnistía fiscal, que en 2012 y 2013 aumentará hasta el 1 y el 1,35 %, respectivamente.

En las próximas semanas, el Ejecutivo italiano pretende abordar la anunciada reforma laboral, manteniendo el diálogo con los agentes sociales, y después "profundizará en los temas del gasto público, empezando por la administración central del Estado", según ha explicado hoy el propio Monti.

Más información