Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SPD acusa a Merkel de generar desconfianza en la Unión Europea

Hollande reclama eurobonos y una tasa a las transacciones financieras

El presidente del SPD, Sigmar Gabriel, aplaude al excanciller Helmut Schmidt.
El presidente del SPD, Sigmar Gabriel, aplaude al excanciller Helmut Schmidt. REUTERS

Los socialdemócratas alemanes inauguraron ayer su congreso federal con una doble arenga europeísta. Los delegados del SPD aplaudieron con entusiasmo al excanciller federal Helmut Schmidt. El político nonagenario, muy popular en Alemania, advirtió de que “la confianza en la política alemana está dañada” por los desequilibrios comerciales a su favor en el seno de la Unión Monetaria. Dicha desconfianza se fundamenta en la “desproporcionada hegemonía económica del centro” de Europa. Tras el aclamado discurso de Schmidt, el jefe parlamentario socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier incidió en que Europa caerá en la insignificancia internacional si no sale más unida de la crisis. Tachó de “hipócrita” la actuación del Gobierno de Angela Merkel ante la crisis y pidió el voto al SPD como “el partido europeísta de Alemania”.

Steinmeier propuso una “coalición para Europa”, que describió en siete puntos: la creación de un Fondo Monetario europeo, el fundamento de una política industrial común, la coordinación de las políticas sociales y laborales, fortalecimiento de la disciplina fiscal (al estilo de Merkel), la fundación de un “núcleo” europeo que sirva de “centro de gravedad” para la integración fiscal y presupuestaria, así como la jerarquización de las tareas que debe asumir la Unión y las que no. Como “pieza fundamental” de su concepto, Steinmeier propone un fondo europeo para saldar conjuntamente las deudas que superen el 60% del PIB de cada socio.

El congreso en curso dejará abierta una cuestión cardinal para el SPD: ¿Quién será el candidato en 2013? Por ahora, los socialdemócratas cuentan con un triunvirato formado por su presidente Sigmar Gabriel, el jefe del grupo parlamentario Steinmeier y el exministro de Hacienda Peer Steinbrück. Steinbrück es, de los tres, el que más claramente ha envidado por la candidatura.

El partido socialdemócrata alemán celebra un congreso federal

Si bien siguen varios puntos por detrás de los democristianos de Angela Merkel (CDU), los socialdemócratas superan el 30% en las encuestas de intención de voto. Hace meses que los sondeos dan mayoría a una hipotética coalición entre SPD y Los Verdes.

En Francia, el candidato socialista a la presidencia, François Hollande, aseguró que la UE necesita “acciones inmediatas” y no “un nuevo tratado”, como ha propuesto el presidente Nicolas Sarkozy. En una entrevista publicada ayer en el periódico Le Journal du Dimanche, a seis meses de las próximas presidenciales, Hollande aseguró que Sarkozy “no es capaz de dar sentido a su acción (política) ni de suscitar la confianza en su país” y que sus propuestas son “una huida hacia adelante”. La receta de Hollande para recuperar la confianza pasa por que el Banco Central Europeo flexibilice sus intervenciones y por que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera “se transforme en un banco para apoyar a los países más vulnerables”. “Hay que enderezar las cuentas públicas, pero no es una condición suficiente porque, sin crecimiento, el simple ajuste presupuestario no logrará ningún resultado. Los mismos mercados no se lo creen y se preocupan por la recesión” a la que apunta Europa, agregó Hollande.

El candidato socialista propuso también que el Banco Europeo de Inversiones aplique una política de grandes obras y que “el presupuesto europeo disponga de recursos nuevos, aplicando la tasa sobre las transacciones financieras y emitiendo eurobonos”. Sobre Alemania, Hollande aseguró: “No puede esperar hacer prosperar sus intereses comerciales en una Europa en recesión” ni “imaginar una estabilidad financiera con el desorden de sus vecinos”. “Evitaré presentar nuestra relación bilateral como un directorio de dos que excluya a los otros países y oculte a las instituciones europeas”, aseguró el socialista, un día antes de una nueva reunión en París entre Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel.

Más información