Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN EGIPTO

La violencia regresa a Egipto tras la primera ronda de las legislativas

Unas 80 personas resultan heridas en enfrentamientos entre manifestantes y vendedores

Los militares se sienten reforzados tras la afluencia masiva a las urnas

Un manifestante lanza gas lacrimógeno en Tahrir.
Un manifestante lanza gas lacrimógeno en Tahrir. REUTERS

Al menos 80 personas han resultado heridas debido al lanzamiento por parte de un grupo de jóvenes de cócteles molotov y piedras, así como por disparos de armas de fuego en las inmediaciones de la plaza Tahrir. Los enfrentamientos estallaron cuando los manifestantes que ocupan Tahrir desde hace dos semanas trataron de desalojar a los vendedores ambulantes.

Se trata de los primeros actos de violencia en El Cairo tras dos jornadas de votaciones que han transcurrido con normalidad y buenos índices de participación. Los militares egipcios se han mostrado optimistas ante la asistencia mayoritaria de los egipcios a las urnas en estas dos jornadas de la primera vuelta electoral. Así se desprende de las declaraciones del general de división Mukhtar el Mulla, miembro del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. El Mulla, en declaraciones al diario Al-Ahram destacó que la votación para formar un Parlamento “responde a todos los escépticos” que creían que no se celebrarían a tiempo. En su opinión, la alta participación que estiman en un 70%, no tiene “precedentes en la historia de la vida parlamentaria del mundo árabe”.

Esto podría dar a los militares la idea de que el pueblo legitima su permanencia en el poder en detrimento de los que se han manifestado los últimos diez días en la plaza de Tahrir y en otras capitales egipcias. Los argumentos a favor y en contra de esta idea han encendido estos últimos días los corrillos de manifestantes en la plaza, así como en el campamento instalado frente al gabinete ministerial y el Parlamento, cerca de Tahrir. En este último lugar, Ahmed muestra su dedo coloreado como prueba de que ha votado hoy. Es miembro del movimiento de jóvenes del 6 de abril y desde el viernes pasado acampa en la puerta de la Cámara Baja. “Es nuestro derecho votar y es nuestro derecho manifestarnos”, argumenta.”He ido al colegio electoral vestido de negro en señal de luto por los caídos en Mohamed Mahmud [la calle donde se desarrollaron los enfrentamientos más graves], pero lo he hecho porque es mi forma de decirle al Consejo [militar], que quiero democracia”.

En una tienda cercana Asmia, una joven independiente, pinta una pancarta mientras discute con otro de sus amigos. “No podemos permitir que los que supervisaron unas elecciones fraudulentas en 2010, controlen lo que ocurre ahora en los colegios electorales”, subraya Asmia. Un joven con gorra y gafas de la Asamblea Nacional para el Cambio de Mohamed El Baradei, se para a saludar. Viene de depositar su voto.

Mientras, el segundo día de votación de la primera ronda de las elecciones egipcias transcurre sin incidentes reseñables. La propaganda de algunos partidos a las afueras de los colegios y la negativa de algún juez a identificar a las munaqabas (mujeres con velo integral que deja a la vista sólo los ojos), han sido las más destacadas. Esta última ha propiciado que el jefe de la Comisión Electoral, Abdelmoaiz Ibrahim, comunicara durante una rueda de prensa que en el resto de jornadas habrá una mujer dedicada a comprobar la identidad de las veladas.